El Español
Vivir
|
Gastroferrol

Dónde comer sano en Ferrol y Narón

Varios restaurantes cuentan ya con opciones saludables en sus cartas e incluso existe una tienda especializada en la venta de versiones 'healthy' de productos como la crema de avellanas
Ofrecido por:

El interés por llevar una vida sana es ya una tendencia gastronómica. El real food, los productos ecológicos o las comidas bajas en grasas forman parte del día a día de muchas personas. Para quienes la dieta equilibrada es un pilar de su alimentación, el problema surge cuando se come fuera de casa. Las opciones son limitadas, pero cada vez son más los restaurantes que incluyen propuestas saludables en sus cartas. Una inciciativa que ya ha llegado a ciudades más pequeñas como Ferrol o Narón.

Aunque no existen restaurantes o bares dedicados en exclusiva a la comida sana, sí se pueden encontrar opciones en varios locales de ambos municipios. En Ferrol existe incluso una tienda especializada en la venta de versiones saludables de productos tradicionalmente "malos", como la crema de avellanas o la bollería. Aquí de te dejamos algunas propuestas.

A Maruxaina, en Ferrol

El restaurante A Maruxaina, en la zona del puerto de Ferrol, ofrece un menú variado en el que los alimentos frescos mantienen el protagonismo. Aseguran que una persona que vaya a comer allí todos los días puede llevar una dieta sana. "Hacemos muchos tartares con pescado poco marinado. Trabajamos bastente aguacate, mucho tomate, tiramos mucho de vegetales, no usamos mucho aceite... No hacemos platos muy pedados ni muy grandes", explica Álvaro, el chef. Una de las claves para elegir sus productos es fijarse en el índice glucémico.

Álvaro, chef de A Maruxaina, en Ferrol.

Reconocen que es complicado implementar opciones sanas en los menús: "Intentamos evitar las freidoras aunque insisto que las cartas en esta ciudad son complicadas. De hecho, nuestro plato estrella son las croquetas. Intentamos tirar por ese lado de la dieta saludable, pero dentro de la idiosincrasia de esta ciudad. La patata frita es una cosa que aquí se consume un montón y no es desde luego lo más saludable". "En casa se cuidan más, pero cuando salen se permiten los excesos", explican. Cuentan que los clientes se preocupan más por el sabor que por la alimentación, "pero cada vez es más la gente que exige guarniciones más sanas".

Por eso, su estrategia para dotar de ese toque fit a sus comidas es optar por guarniciones saludables, como ensaladas o boniato asado. También se preocupan por las elaboraciones. Evitan los fritos y el exceso de aceite en las carnes a la placha. Otro de sus principios es sustituir la carne por el pescado, "que ha sido siempre nuestra dieta porque somos gente de mar".

Su estilo gastronómico se basa en la dieta gallega con toques "de fuera". En A Maruxaina optan por incorporar especias orientales a la comita tradicionalmente atlántica. Dentro de lo que se puede, optan también por productos de proximidad y adaptan su carta a la temporada. "Trabajamos con productos frescos", explican. Por ejemplo, en otoño, parte de sus propuestas se basaban en las setas de O Forgoselo.

A Barcia, en Ferrol

En el restaurante A Barcia, situado en el Cantón de Molíns de Ferrol, cuentan también con opciones sanas en su carta. "Tenemos platos saludables que se venden bastante. Tuvimos más, pero con el tema de la comida para llevar tuvimos que adaptarnos", explican. Aseguran también que una persona que coma allí todos los días puede llevar una dieta sana y equilibrada, siempre que elija bien los platos.

Una de sus propuestas se llama Sano Sanote. "Como a mí me gusta mucho la verdura, pero mucha gente no la come, pensé en hacer un plato que tuviera muchas verduras, esté rico y cuando la gente lo coma se encanche a comer verdura porque es donde está la sustancia", explica su chef, Gonzalo. De hecho, se consideran un establecimiento apto para veganos.

Para elegir sus productos, se basan en tres criterios: rico, sano y, a poder ser, de kilómetro cero. "Preferimos ir a la tienda de al lado, coger lo que necesitamos y venderlo lo más rápido posble. No nos gusta llenar la cámara frigorífica de productos. Vamos al mercado y tengo amigos que tienen pescadería, otros una frutería... Son cosas que se consiguen en tiendas pequeñas, donde se paran a ver qué necesita y qué venden". También se preocupan por la elaboración. "No añadimos grandes cantidades de grasa", explica Gonzalo.

El estilo gastronómico de A Barcia se define como "una mezcla entre lo tradicional de la zona y la comida urbana". Y en eso basan su carta. "Sale de mi locura y lo que demanda Ferrol", explica el chef. "Le damos una vuelta a las opciones tradicionales que demanda la gente. Por ejemplo, pedían mucho raxo y lo metimos en la carta adaptado a nuestro estilo", añade.

Pese al choque con las elaboraciones tradicionales, notan que cada vez más gente se preocupa por su alimentación por la influencia de las redes sociales. "Está de moda la foto del alimento sano con muchos colores vivos. Aunque luego algunos no lo vuelvan a comer en su vida, la moda llama y, si lo haces bien, el éxito es seguro".

Clandestino Urban Food & Music, en Narón

Narón también cuenta con establecimientos donde comer sano es una opción viable. Uno de ellos es el Clandestino Urban Food & Music, en A Gándara. Las ensaladas y los pokes son una categoría destacada de su carta. También apuestan por los woks, que permiten "mezclar los sabores de los ingredientes de manera homogénea y reducir la cantidad de aceite en cada cocción, por ello se considera una comida más saludable", explican en redes sociales.

La apuesta por la comida sana del Clandestino viene de la carta del Mama Flora. Un restaurante que perteneció a los mismo dueños y se dedicaba en exclusiva a la gastronomía saludable. De él solo quedan parte de los platos que, según explican también en redes sociales, los propios clientes pidieron. Otro de los factores que hace de este establecimiento un lugar healthy es que cuentan con su propio huerto.

La propuesta gastronómica del Clandestino se engloba en la comida urbana y la mezcla de sabores de diferentes partes del mundo. De ahí su variedad de pokes, woks y otros productos como los tacos, las hamburguesas o los marinados asiáticos.

Comer Sano Mola: una tienda de productos saludables

¿Es posible comer una tostada de crema de avellanas o un bollo sin caer en un remolino de grasas saturadas? Sí, si entran dentro la categoría de novel food. Una especie de versión saludable de los productos procesados "de toda la vida". En Ferrol es posible encontrarlos en una pequeña tienda ubicada en el barrio de Ultramar: Comer Sano Mola. La inquietud por elaborar recetas sanas, la falta de establecimientos especializados y las redes sociales motivaron a Carolina Lizandra a abrir su negocio.

Carolina Lizandra en su tienda, Comer Sano Mola, en Ferrol.

"Estudié cocina en Pontedeume y siempre me interesó hacer cocina con productos de novel food. Hacía recetas aplicando estos productos, las subía a Instagram y la gente me preguntaba dónde los compraba. No había ninguna tienda en Ferrol y había que comprar por internet, con los problemas de gastos de envío, pedidos grandes, refrigerados... Era muy complicado. Yo llevaba nueve años en la marina y decidí dar un cambio a mi vida. Cogí una excendia y monté esto", cuenta Carolina.

En las estanterías de Comer Sano Mola se pueden encontrar productos como los que hay en cualquier supermercado, pero en un versión más light. Alimentos bajos en calorías e hidratos, sin azúcares, con edulcorantes, altos en proteínas, saborizantes para el agua... "Al final son versiones más saludables de los alimentos de toda la vida. Hay donuts mejorados, snacks que en vez de ser fritos son al horno, pasta baja en hidratos, helados sin azúcar... Está pensado para que la gente que se cuida o esté a dieta no le resulte aburrido", resume Carolina.

¡Síguenos en Facebook!
Vivir