El Español
Economía
|
Empresas

Alén, ayuda gallega para que las organizaciones se adapten al futuro: la economía circular

Ana Rodríguez, Iria Regueiro y Claudia Rodríguez impulsan esta cooperativa centrada en la formación y la divulgación, los servicios de consultoría, el ámbito de la investigación e innovación y el apoyo a nuevos proyectos siempre desde la perspectiva de la sostenibilidad
Iria Regueiro, Ana Rodríguez y Claudia Rodríguez, fundadoras de la cooperativa coruñesa Alén.
Cedidas
Iria Regueiro, Ana Rodríguez y Claudia Rodríguez, fundadoras de la cooperativa coruñesa Alén.
Ofrecido por:

Máis alá, máis lonxe. Alén es una firma coruñesa creada este 2020 con el objetivo de ayudar a las organizaciones a adaptarse a la gestión del futuro, basada en la sostenibilidad y la economía circular. Tres mujeres de perfiles diferentes pero inquietudes similares lograron encajar "de forma constructiva" lo que cada una de ellas puede aportar para lanzar el proyecto, incluso en estos tiempos tan difíciles.

Esta cooperativa ofrece soluciones en economía circular en A Coruña y Galicia, pero también a nivel nacional e incluso europeo. Ana Rodríguez Vázquez, Claudia Rodríguez Rodríguez e Iria Regueiro Espiñeira no se ponen límites a la hora de ayudar a las organizaciones que lo necesiten a dar el paso hacia la sostenibilidad. El objetivo es crear un impacto local desde su oficina situada en Iñás (Oleiros).

Alén está en el Pazo de Arenaza, un coworking que nació como iniciativa de la Deputación da Coruña y que busca dar un espacio de trabajo gratuito a emprendedores de la provincia. La mayor parte de los 25 proyectos que se desarrollan en este edificio del siglo XIX están vinculados a la arquitectura, el urbanismo, la tecnología y la investigación, pero en el Pazo conviven otras iniciativas, como es el caso de la propuesta de estas tres gallegas.

Tres perfiles diferentes

Las fundadoras de Alén proceden de ámbitos laborales diferentes, pero han logrado unir sus conocimientos en un proyecto conjunto. Ana Rodríguez procede del ámbito de la innovación y el diseño y es experta en economía circular. Antes de comenzar en esta cooperativa, llevaba ya tiempo trabajando en Responsabilidad Social Empresarial (RSE) integrando la sostenibilidad a nivel estratégico en las organizaciones.

El logo de Alén (Cedido).

La vida profesional de Iria Regueiro transcurrió principalmente en empresas de moda, donde desarrolló amplios conocimientos en el aspecto comercial y la cadena de suministro. Regueiro acumula más de 15 años de experiencia en el sector textil y aprovechó para formarse en materia de sostenibilidad, seguridad y salud en el producto durante el permiso de maternidad, tiempo que también dedicó a recapacitar sobre las malas prácticas que se realizaban en el sector.

Claudia Rodríguez es ingeniera de formación pero viene del mundo de la cosmética y la moda y aporta la parte más analítica. Le gusta la idea de poder contribuir con sus conocimientos, de ayudar al desarrollo de los proyectos con otra visión, impacto en la comunidad y pensando a largo plazo.

¿Qué es la economía circular?

"Nuestra misión es integrar la sostenibilidad desde la perspectiva de la economía circular en todas las organizaciones que podamos tocar, como pymes, administraciones públicas o asociaciones, como ventaja competitiva", explica Claudia Rodríguez. El objetivo es que las organizaciones que creen riqueza, no solo generen un impacto económico sino también social y ambiental. "La diferencia que aportamos nosotras a otras propuestas similares es el enfoque de economía circular", añade la experta en analítica.

Pero, ¿qué es la economía circular? Es un modelo que abarca diferentes prácticas y formas de pensar de cara a cambiar el sistema productivo y de consumo que existe actualmente y que es lineal: se extraen materias primas, se produce, se consume y se tira. Esta propuesta establece un modelo circular en el que los recursos siempre estén en uso. "Es viable. Propone limitar el impacto, repensar desde el origen hasta conseguir que sea regenerativa por diseño. Es un proceso largo, pero tiene muchos aspectos interesantes", explica Claudia Rodríguez, que pone dos ejemplos. El primero, el pensamiento sistémico, que en vez de analizar un problema como causa-consecuencia, busca una visión mucho más amplia. El segundo, prácticas como la simbiosis industrial, que promueve que las empresas u organizaciones trabajen juntas y colaboren para que el subproducto de una pueda ser la materia prima de otra.

"La economía circular plantea nuevos modelos de producción y consumo. Está basada en la naturaleza en la que, por definición, no existe el concepto de residuo porque es regenerativa. La idea es inspirarse en sus modelos para resolver los problemas del ser humano y demostrar que la economía circular es una alternativa mucho más rentable que la lineal", indica Ana Rodríguez, que añade que la economía circular va "muchísimo más allá" de la gestión de residuos y el reciclaje.

Vistas desde una de las estancias del Pazo de Arenaza (Ana Amado).

Esto supondría muchos beneficios para las organizaciones, que además estarían "haciendo las cosas bien". Iria Regueiro apunta que la rentabilidad, entre otros aspectos, se traduciría en un ahorro económico debido a la reducción de gastos, por ejemplo, en la adquisición de recursos y la gestión de residuos. La economía circular también es el marco elegido por la Unión Europea en el Green Deal, así como para la recuperación económica derivada de la crisis sanitaria. Son, pues, numerosos los factores que indican que este es el momento de comenzar a adaptarse y a los que se une un condicionante fundamental: los consumidores valoran cada vez más las empresas con propósitos y valores.

Las cuatro áreas de Alén

Las cuatro áreas en las que trabaja Alén son diversas pero comparten un aspecto fundamental: la economía circular, la gestión del futuro.

Una de ellas es la formación y la divulgación. Las tres emprendedoras colaboran actualmente impartiendo webinars  en el proyecto transfronterizo GEMCAT liderado por la Xunta sobre el papel de la RSE en tiempos de Covid-19, ya que la responsabilidad social es el primer paso hacia un modelo más sostenible. Y aunque algunos de los contenidos son familiares para las organizaciones, de cara al próximo año preparan sesiones centradas en aspectos como la ODS, la innovación, la RSE y la igualdad de oportunidades, la integración de herramientas digitales en los cambios hacia un modelo sostenible o el papel de la economía circular como pieza clave en el contexto actual.

El logo con el lema de Alén: Soluciones en economía circular (Cedido).

Alén también ofrece servicios de diagnóstico, desarrollo de estrategias o análisis de impacto, entre otros, para empresas y ayuntamientos que quieran establecer una estrategia de economía circular y sostenibilidad. Esto forma parte del área de consultoría.

El ámbito de la investigación y la innovación también es un eje fundamental en esta cooperativa. Las tres emprendedoras quieren poner su "granito de arena" para ayudar a cubrir el salto que hay entre centros de investigación y empresas.

El área de proyectos propios, por último, se centra en incubar iniciativas de mayor o menor alcance que resulta difícil generar dentro de una organización aislada. Ellas serían las facilitadoras e impulsoras del proyecto hasta que pueda arrancar y sea asumido por las entidades.

Economía