El Español
Actualidad
|
Galicia

A Coruña cuenta con el primer taxi gallego para personas con discapacidad auditiva

El servicio será posible gracias a un bucle magnético que eliminará ruidos innecesarios y permitirá escuchar la voz del conductor nítidamente a las personas con este trastorno
El bucle magnético que estará implantado en el taxi de A Coruña.
El bucle magnético que estará implantado en el taxi de A Coruña.

El primer taxi gallego accesible para personas con discapacidad auditiva comenzará a funcionar esta semana en A Coruña. Se trata de una iniciativa pionera en Galicia (ya implantada en vehículos de otras ciudades como Madrid) que está impulsada por Any, una taxista de nacionalidad rumana y coruñesa de adopción desde hace 20 años que obtuvo su licencia en 2017. El impulso de esta iniciativa se debió en gran parte a que tiene una hija con discapacidad intelectual "con la que se enfrenta a muchas barreras en la vida cotidiana", y apunta que este tipo de discapacidad, al igual que la auditiva, "muchas veces no se aprecia físicamente y es difícil de detectar".

Las personas con discapacidad auditiva de la ciudad herculina podrán usar el taxi de Any sin problemas gracias al bucle magnético instalado en el coche, al que quienes lo necesiten podrán conectar su implante coclear, audífono o usando auriculares. La pandemia ha sido un factor decisivo para que la taxista decidiese adaptar su automóvil, porque argumenta que quería ayudar a las personas con discapacidad y también mayores en estos tiempos en los que "las mascarillas no permiten ni leer los labios y en el que las mamparas ponen las cosas aún más complicadas".

Any, taxista de A Coruña.

"Gracias a este aparato las personas con discapacidad podrán escuchar mi voz de manera nítida porque se elimina el ruido que ellos normalmente escuchan. Yo hablaré a través de un micrófono ubicado en el techo y este campo magnético se utiliza ya en espacios grandes como cines o teatros", cuenta Any, sobre lo que matiza que se decidió a cambiar su taxi "para aportar su grano de arena a estas personas", ya que finalmente no se hizo con el coche de siete plazas que tenía programado inicialmente.

Sociable y concienciada con la accesibilidad

"Me gusta relacionarme y con lo que más disfruto es conduciendo, por eso me hice taxista. Enfoco mi trabajo sobre todo a personas mayores y me gustaría que cuando yo sea mayor alguien con carisma, delicadeza y cercanía me atendiese también", reconoce, a la vez que anima a todos sus compañeros de gremio a seguir sus pasos y adaptar sus taxis "para que cada vez el servicio sea más accesible para todo el mundo".

Desde la Asociación gallega de personas con discapacidad auditiva, ACOPROS, aplauden la iniciativa de Any. "Nos parece maravilloso que alguien por iniciativa propia quiera hacer más accesible el servicio que presta a los demás. Esperamos que su ejemplo anime a más profesionales y empresas", aseguran desde el Servicio de Accesibilidad de la entidad, con el que Any va a probar y testar este sistema antes de poner el taxi a circular el próximo lunes, 19 de abril.

Actualidad