Vista de la Plaza Cataluña durante la manifestación convocada por la ANC.

Vista de la Plaza Cataluña durante la manifestación convocada por la ANC. EFE / Quique García.

La tribuna

Las 26 cosas preocupantes que vi y oí en la Diada

Cristian Campos

1. Las cifras las han dado otros y yo me creo a los que hablan de una movilización menor a la de otros años. Lo que no cuentan las cifras es que el nivel de compromiso y de beligerancia de los que estaban allí parecía muy superior al de años precedentes. La palabra “desobediencia civil” estaba ya en boca de familias con niños, abuelos y adolescentes perfectamente burgueses, bien peinados y mejor vestidos.

2. Lo que yo vi ayer en las calles de Barcelona, en definitiva, es la normalización de un desafío abierto y desacomplejado a la legalidad española. La palabra clave es “normalización”. Para el millón de manifestantes de ayer, Cataluña es ya independiente a falta de la firma en el papel que lo oficialice.

3. “Si ni PSOE ni Podemos, que son el 40% de los votantes, se creen España, ¿por qué me la he de creer yo?”. Esto decía un comprador en uno de los tenderetes montados a la sombra del Arco del Triunfo. El Estado ha hecho dejación de funciones en Cataluña y el resultado es que cientos de miles de catalanes ni siquiera creen ya en su existencia, como esas colonias demasiado alejadas del centro neurálgico del imperio como para mantener sus vínculos políticos con él y a las que les llegaba la noticia de su desmoronamiento años después de que este hubiera ocurrido.

4. Sería necio negar que en Cataluña ha ocurrido algo caro de ver en la España de los últimos cuarenta años. Porque en Cataluña, la clase política ha hecho aquello que hace seis años le prometió a sus ciudadanos que haría. Forzar un proceso independentista capaz de desafiar a cara de perro y vía desobediencia civil al Gobierno central.

5. El simple hecho de que el independentismo haya llegado a septiembre de 2017 manteniendo la tensión callejera de un millón de catalanes es ya una victoria para ellos y una derrota del Estado. Que el debate sobre las cifras no oculte los dos verdaderos datos relevantes de estas manifestaciones. El primero, su persistencia. El segundo, el hecho de que el independentismo (y secundariamente el odio al PP) es ya la ideología por defecto de una enorme mayoría de los jóvenes catalanes.

6. Ninguna nación de nuestro entorno, desde luego no Francia ni mucho menos la admirada por Rajoy Alemania de Merkel, habría permitido que las aguas de un desafío masivo y sostenido a su soberanía como este inundaran la sala de máquinas del Estado.

En Cataluña ya se habla de “presos políticos” aún antes de que haya uno solo entre rejas.

7. De Artur Mas, Carme Forcadell y Carles Puigdemont, aclamado ayer en las calles de Barcelona, se daba por descontada su inhabilitación entre los manifestantes. También la pérdida de todo su patrimonio e incluso su entrada en prisión. Les seguirán muchos otros cargos políticos de primer y segundo nivel y hasta ciudadanos particulares. En Cataluña ya se habla de “presos políticos” aún antes de que haya uno solo entre rejas.

8. Mentiría si dijera que vi el más mínimo rastro de odio o de visceralidad en la gente que ayer se congregó bajo el Arco del Triunfo de Barcelona. Soberbia, prepotencia y superioridad moral, a mansalva. También mucha inocencia e incluso infantilismo. Maldad, no.

9. No le demos más vueltas: el nacionalismo catalán le tiene más fe y está más convencido de la existencia de una hipotética nación catalana de lo que lo está, por ejemplo, el PSOE de Pedro España es una nación de al menos tres naciones Sánchez de la nación española. Y ese convencimiento es compartido por más de dos millones de votantes de una región de apenas siete millones y medio de habitantes.

10. Tanto es el convencimiento, de hecho, que el proceso ha llegado ya al punto de no retorno. Dicho de otra manera. Todo está ahora en manos de la sociedad civil y de la clase política de segundo nivel. De los propietarios de imprentas, de los voluntarios de Òmnium Cultural y la Assemblea Nacional Catalana, de los alcaldes y concejales de las ciudades y pueblos catalanes, de la capacidad de la CUP para movilizar a los elementos más fanatizados de entre los suyos y provocar a las fuerzas de seguridad hasta que algún agente cometa un error.

11. Mención aparte a la ya habitual quema de banderas (la española, la francesa y la europea) de la CUP. Pero no exageremos su importancia. Cualquiera que haya vivido de cerca una manifestación de la CUP sabe que, en circunstancias normales, la de ayer habría acabado en violencia. O mucho me equivoco o hay una consigna explícita entre el independentismo de izquierdas: “Que la primera hostia la den ellos”. Al frente de su manifestación, por cierto, ondeaba una bandera de la Unión Soviética.

La violencia es el factor incontrolable, el cisne negro: un solo incidente y el apoyo al independentismo se disparará.

12. Precisamente ese, el de la violencia, es el factor incontrolable, el cisne negro, que puede decantar la balanza en Cataluña. Un solo incidente dudoso, uno solo, y el apoyo al independentismo se disparará.

13. Si la movilización que vi ayer en las calles de Barcelona logra aguantar el tirón hasta el 1 de octubre, el Gobierno central se las verá y se las deseará para impedir una independencia de hechos consumados. No veo cómo podría frenarla sin provocar una escabechina difícilmente defendible en Europa.

14. Véase el famoso editorial del New York Times contemporizador con el soberanismo. Anecdótico, sí, pero significativo. Alguien en Cataluña ha movido mejor sus hilos que todo el aparato diplomático español en pleno. La incompetencia del Estado ha sido oceánica en este terreno.

15. Sería también necio no reconocer que este proceso sólo ha sido posible gracias a una tormenta perfecta. Es decir gracias a la coincidencia temporal de tres fenómenos políticos y sociales inconexos pero que se retroalimentan mútuamente. Una crisis financiera y el paso a una economía digital de suma cero que ha arrasado a la clase media, la irrupción con fuerza de un populismo de izquierdas cuyo objetivo no es ya el gobierno de la nación sino la destrucción del consenso del 78 y de la democracia parlamentaria española, y un Gobierno central liderado por el presidente más cobarde, perezoso y reacio a la gobernanza, ese decir a la acción, de todos los que han pasado por la Moncloa. Su nuevo meme es el de “no interrumpas al enemigo cuando este está cometiendo un error”. Bien, veremos.

16. El independentismo lo sabe. Sabe que el momento es este, que la fecha es ahora o nunca, y que sólo un gobierno encabezado por Pedro Sánchez pero controlado de facto por Pablo Iglesias sería más favorable para ellos que uno liderado por Inactivo I de Expaña.

17. Es obvio que el proyecto independentista es utópico, fantasioso, demagógico y, al menos por el ala izquierda del fenómeno, abiertamente totalitario. Pero cualquier proyecto presentado por el soberanismo, cualquiera, habría sido capaz de ilusionar a más ciudadanos que el inexistente proyecto para España de Mariano Rajoy.

18. Rajoy ha tenido seis años para inventarse uno. Seis. Para fantasear incluso, como dice Ramón Cotarelo, con la idea de una España “creadora de naciones”. No ha ocurrido.

El independentismo está fuertemente cohesionado y es transversal e interclasista.

19. Por lo que vi ayer, el independentismo está fuertemente cohesionado y es transversal e interclasista. En el bando contrario, los socialistas abominan del PP y de Ciudadanos; Podemos abomina del PP, el PSOE y Ciudadanos; el PP sigue analizando pésimamente la situación (el conflicto no es legal ni político sino emocional y económico); y Ciudadanos anda perdido e impotente entre tanto necio.

20. Cuando PP, PSOE, Podemos y Ciudadanos hablan de España, ¿están siquiera hablando de la misma España? Porque el independentismo sí habla de la misma Cataluña. Si algo tiene claro el soberanismo es que las peleas por el poder en la futura Cataluña independiente han de aplazarse hasta después de la consecución de su objetivo prioritario, que es la desconexión. Sería cínico decir que han demostrado más altura de Estado que el Estado verdaderamente existente, pero no una completa aberración.

21. Que el sistema autonómico y el régimen del 78 empiezan, como dice Antonio Camuñas, a “hacer aguas” es una evidencia. Yo voy un paso más allá. Los cuarenta años de paz que nos ha comprado la Constitución del 78 han llegado a su fin. Lo que nos queda por delante es nuestra propia versión de la Guerra Fría entre los mismos bandos que se enfrentaron en los prolegómenos de la Guerra Civil. Los mismos: la derecha, el Frente Popular y el independentismo catalán.

22. Todas las catástrofes naturales, y esta lo es, tienen su cuota de oportunistas. Son ya habituales las imágenes de saqueadores entrando en supermercados de las zonas afectadas por huracanes e inundaciones para salir cargados no de comida o de libros, sino de televisores y zapatillas Nike. En el caso del proceso independentista, la Saqueadora Alfa es Ada Colau, que ha visto en el caos que acontecerá tras el 1 de octubre su oportunidad para presidir la Generalitat o incluso suceder a Pablo Iglesias.

23. Ayer, Ada Colau pretendía darle lecciones a la derecha nacionalista sobre desobediencia civil. “¡A mí me van a enseñar ellos a saltarme la ley!” parecía decir. De todos los insultos que le han dedicado, ese fue el que pareció ofenderla más. Colau sabe, por cierto, que se está jugando su futuro político a una sola carta y que puede ganarlo o perderlo todo en sólo un mes.

Si hay una ideología que una a una amplia mayoría de la sociedad catalana, esa es el desprecio al PP.

24. Si hay una ideología que una a una amplia mayoría de la sociedad catalana, esa es el desprecio al PP. Y esa es la trampa que debe sortear el Gobierno: intervenir en Cataluña sin dar la impresión de que el que interviene es el PP; dejar claro que quien interviene es el Estado con el apoyo de las cuatro principales fuerzas parlamentarias españolas. Cosa imposible a día de hoy porque de ese cuarteto ya se ha caído Podemos. Como se caerá el PSOE en cuanto el conflicto llegue al punto de máxima tensión en la calle.

25. A favor del constitucionalismo, un hecho innegable: el catalán no es un pueblo resiliente. Entre libertad (y entiendan “libertad” en el sentido en el que la entiende el independentismo) y comodidad, escogerá comodidad.

26. La presencia de Otegi en Cataluña debería ser declarada de una vez non grata. Ninguna nación puede nacer con semejantes escombros morales campando a sus anchas por ella. El remate fue su ofrenda floral de ayer. Debería haberla dejado en Hipercor.

Ahora en portada

Blog del Suscriptor
El general Martín Alonso saluda al rey Felipe.

La Guardia Civil despide con honores a uno de sus pilares en la derrota de ETA

Siguiente