Opinión

Puigdemont, ¿caminito de Jerez?

Pedro J. Ramírez