sonido

sonido

Tecnología

Usar rayos láseres para transmitir sonido, el revolucionario experimento del MIT

El MIT está desarrollando nuevas formas de transmitir sonido a través de un rayo láser, de tal forma que sólo podamos escuchar nosotros dicho sonido.

Noticias relacionadas

La telefonía ha cambiado la forma de entender nuestro mundo y además se ha llevado por delante la forma de interacción que usábamos las personas hasta ahora. Desde la invención del teléfono en 1854 por Antonio Meucci (y no por Alexander Graham Bell como se entiende hoy en día) no hemos hecho más que avanzar en esta dirección y salvo Internet es la mejor forma que tenemos de comunicarnos por voz.

Pero, ¿y si buscáramos otras formas de transmitir el sonido, otras formas de comunicar lo que queremos decir? El MIT está trabajando en ello y está llevando a cabo experimentos vanguardistas intentando que se pueda transmitir el sonido a través de un rayo láser. Y de ver la luz, estaríamos ante un avance importante en la ciencia de la comunicación humana.

Sonido a través de un rayo láser: ventajas que lo cambiarían todo

Láser

Láser

Para entender de qué estamos hablando necesitamos algo de contexto histórico. La técnica que están usando los chicos del MIT se llama efecto fotoacústico, en el que un material emite ondas de sonido como resultado de la absorción de la luz. Alexander Graham Bell, el erróneo inventor del teléfono, lo exploró por primera vez como medio de comunicación a larga distancia en la década de 1880, pero la tecnología en ese momento no era la suficiente como para avanzar en este término.

En esa época no había suficientes fuentes de luz intensa para transmitir esos mensajes. Además se necesitaban sensibles receptores que en esos tiempos tampoco existían. Como algunos habréis adivinado, estas condiciones las cumple el láser, el cuál el MIT dice que está usando para estos experimentos. El láser, además de ser una fuente de luz intensa, sino que el uso de una longitud de onda específica significa que el agua en el aire se puede usar como “receptor” para absorber la luz y emitir ondas de sonido en respuesta.

Los chicos del MIT están jugando con 2 formas de hacer el experimento. El primero se le conoce como espectroscopia fotoacústica dinámica (DPAS), y consiste en barrer el láser a través de un área a la velocidad del sonido. Los investigadores pueden codificar diferentes frecuencias cambiando la longitud de cada barrido, creando así tonos diferentes en el sonido que se crea. El mensaje, por lo tanto, solo puede escucharse a cierta distancia del remitente. ¿Qué ocurre entonces con las personas que no pasen por el rayo? Que no escucharán el sonido o al menos no de forma totalmente clara.

super_laser

super_laser

El resultado que obtuvieron los investigadores con este método fue el poder mandar un sonido de 60 decibelios a una persona alejada unos 2.5 metros. El principal inconveniente de este método también puede ser su ventaja, ya que se podría conseguir que el sonido que se transmitiera no fuera escuchado por personas ajenas y así lanzar sonidos “privados”. El segundo método elimina el movimiento de barrido, creando en su lugar diferentes sonidos mediante la modulación de la potencia del rayo láser, es decir, regulándola.

Según Charles Wynn, líder del equipo de investigación: “esto puede funcionar incluso en condiciones relativamente secas porque casi siempre hay un poco de agua en el aire, especialmente alrededor de la gente. Descubrimos que no necesitamos mucha agua si usamos una longitud de onda de láser que es absorbida fuertemente por el agua. Esto fue clave porque la absorción más fuerte lleva a más sonido”.

laser blanco 2

laser blanco 2

Pero los dos métodos tienen sus problemas. Según Ryan Sullenberger, primer autor del artículo, “hay concesiones entre las dos técnicas. El método tradicional de fotoacústica proporciona sonido con mayor fidelidad, mientras que el barrido con láser proporciona sonido con un sonido más alto”. En términos coloquiales, ganaríamos potencia de sonido pero perderíamos en calidad.

Queda por ver qué pasará cuando los investigadores del MIT salgan al aire libre y prueben dicha tecnología para comprobar en qué rango se puede ampliar el rango de estos láseres. En un hipotético caso, estos avances nos llevarían a un sonido no sólo privado, sino movido únicamente por láseres llevando la comunicación a distancia de las personas a un nuevo nivel. Avances que hacen que nos frotemos las manos al pensar en el futuro que nos espera.