Carles Puigdemont, expresidente de la Generalitat de Cataluña.

Carles Puigdemont, expresidente de la Generalitat de Cataluña. Reuters

Europa

Bruselas admite por primera vez fallos en el funcionamiento de la euroorden

La comisaria de Justicia evita comprometerse con la reforma que pide Ciudadanos tras los casos de Puigdemont y la etarra Nativel Jáuregui.

Bruselas

Noticias relacionadas

Bruselas admite por primera vez fallos en el funcionamiento de la orden europea de detención y entrega. Después de meses defendiendo que la euroorden es la "joya de la corona" de la cooperación judicial en la UE frente a las críticas de España por el caso Puigdemont, la comisaria de Justicia, Vera Jourova, ha reconocido que "aunque opera bien en términos generales, la aplicación no es enteramente satisfactoria en algunos Estados miembros".

El Ejecutivo comunitario no aclara cuáles son exactamente los problemas en la puesta en práctica de la euroorden ni tampoco identifica a los países de la UE que no lo hacen bien. Eso sí, desvela que está examinando en detalle si las diferentes legislaciones nacionales han incorporado correctamente el dispositivo de la euroorden.

Una vez que se conozcan los resultados de esta evaluación, la comisaria de Justicia  anuncia que "podríamos lanzar procedimientos de infracción para garantizar que todos los Estados miembros respeten el marco legal". Es decir, expedientar a aquellos países que no apliquen bien la euroorden.

El anuncio de Jourova sobre la euroorden se produce en respuesta a una interpelación de Maite Pagazaurtundúa. La eurodiputada de Ciudadanos denunciaba los problemas detectados en la aplicación de la euroorden tanto en el caso del expresidente catalán Carles Puigdemont, cuya entrega a España por rebelión ha sido denegada por la justicia alemana, como el de la presunta etarra Natividad Jáuregui. El Tribunal de Estrasburgo acaba de condenar a Bélgica a indemnizar a varias de sus víctimas por no haber cooperado con España en su extradición.

"Una mala aplicación de este instrumento de cooperación puede generar impunidad y puede llegar a permitir a los delincuentes reales escapar a la acción de la justicia", avisa Pagazaurtundúa en una carta que le remitió a Jourova en julio. "Vivimos en un tiempo de transformación profunda y precisamente por eso es preciso tener en consideración que el propio Estado de derecho es más vulnerable y que debemos dar soluciones", añade.

Por todo ello, la eurodiputada de Ciudadanos le pide a Jourova, que seguirá como comisaria, que "sensibilice" a la próxima presidenta del Ejecutivo comunitario, Ursula von der Leyen, para que incluya una reforma de la euroorden entre las prioridades de su mandato. El líder de Cs en la Eurocámara, Luis Garicano, ya ha anunciado que tratará de bloquear el nombramiento del nuevo responsable de Justicia en la Comisión si no se compromete a mejorar la euroorden.

En su misiva de respuesta, Jourova elude asumir el compromiso que le pide Ciudadanos: en ningún momento habla de reformar la euroorden. No obstante, supone un importante cambio de tono. Hasta ahora el Ejecutivo comunitario había negado categóricamente cualquier fallo en el funcionamiento de la euroorden en el caso Puigdemont y había despreciado los intentos del anterior Gobierno del PP de ampliar la lista de delitos que permiten una entrega automática para incluir también la rebelión. El actual Gobierno de Pedro Sánchez ha renunciado a pedir cambios en Bruselas.

En todo caso, la comisaria de Justicia explica que su intención es limitarse a revisar y actualizar el manual para los Estados miembros sobre cómo emitir una euroorden. Y precisará los criterios que deben tener en cuenta los jueces a la hora de pedir información sobre la situación de las cárceles en el país de entrega, algo que hizo Bélgica cuando examinó el expediente de Puigdemont.

Además, los países de la UE entablarán a partir de noviembre un ejercicio de evaluación mutua cuyo objetivo es "identificar tanto deficiencias como áreas de mejora, así como identificar las mejores prácticas para compartirlas entre los Estados  miembros, contribuyendo así a garantizar una aplicación más coherente y eficaz del principio de reconocimiento mutuo en todas las fases de los procedimientos penales en toda la Unión".

Pero lo máximo que promete Jourova después de este ejercicio es publicar un informe sobre la aplicación de la euroorden el año que viene.