Beppe Grillo en una imagen de archivo.

Beppe Grillo en una imagen de archivo. Reuters

Europa

Grillo, de nuevo en escena para salvar al Movimiento 5 Estrellas

La formación se encuentra en su peor momento: si hubiera pronto elecciones, el M5E, de ser el primer partido de Italia el año pasado, arriesga convertirse en el tercero desde la oposición.

Roma (Italia)

En plena crisis de Gobierno en Italia, el excómico y fundador del Movimiento 5 Estrellas vuelve a la escena –política– para rescatar a su propio partido del abismo. Ahora mismo la formación grillina, liderada por Luigi Di Maio, se encuentra en su peor momento: si hubiera pronto elecciones anticipadas en el país, el M5E, de ser el primer partido de Italia el año pasado, arriesga convertirse en el tercero desde la oposición. Por eso, Beppe Grillo ha vuelto al mando para darle rumbo a un barco a la deriva.

La retirada del apoyo al actual Ejecutivo de Giuseppe Conte por parte del soberanista Matteo Salvini, líder de la Liga y socio minoritario del Gobierno; pone en una situación muy difícil a Luigi Di Maio, cada vez más descafeinado con el pasar de los días. Dos opciones en el horizonte: ir a elecciones y confirmar la derrota; o buscar una nueva alianza con el socialista Partido Democrático (PD) para lograr un pacto de legislatura o simplemente un Ejecutivo temporal que permita aprobar la reducción del número de parlamentarios, la nueva ley de Presupuestos y evitar la subida del IVA.

"Vuelvo para salvar a Italia de los nuevos bárbaros", declaró este lunes Beppe Grillo: "No se puede dejar un país en manos de gente así [los leguistas] sólo porque creen que sin ellos no vamos a sobrevivir". Así pues, parece que el fundador del M5E podría tender una mano a la izquierda. Pero Grillo quiere que el interlocutor sea el actual secretario general del PD, Nicola Zingaretti, y no el ex primer ministro Matteo Renzi: "Están volando unos buitres de nueva generación", escribió este lunes. Y añade: "Son los buitres persuasores, aquellos que en vez de esperar el final te convencen de que ya ha llegado". Sin embargo, una posible coalición con el PD podría darle una nueva vida a ese 33% de parlamentarios grillinos hoy presentes en las Cámaras que, visto el éxito mediático del soberanista Salvini, tiene fecha de caducidad. Como mucho, el final de la legislatura en 2023.

El problema está en que el PD está completamente dividido: por un lado, aquellos que al igual que Nicola Zingaretti, quieren elecciones anticipadas; por el otro, los que siguen a Matteo Renzi, que preferiría un acuerdo con el M5E para un Gobierno de transición. Así pues, guerra interna dentro del PD donde el poco carismático Zingaretti pide "unidad" a la formación mientras que Renzi –quien sabe perfectamente que tiene un importante peso en las Cámaras porque los actuales parlamentarios fueron elegidos con las listas por él aprobadas– amenaza con fundar un nuevo partido. Por otro lado, el resto de los partidos italianos –Liga, Hermanos de Italia, Forza Italia, Partido Democrático–, no tendrían problemas en ir directamente a las elecciones. Salvo el propio Movimiento 5 Estrellas.

Atendiendo a su página web oficial, el M5E se define como "una libre asociación de ciudadanos. No es un partido político ni pretende convertirse en uno. No hay ideologías de izquierda ni de derecha. Simplemente ideas". El excómico Beppe Grillo y el empresario tecnológico Gianroberto Casaleggio hola –también propietario de los sistemas informáticos del partido– intuyeron el éxito que podría tener el emplear las nuevas herramientas digitales al servicio de la protesta. En 2008 Grillo fundará el blog con el que empezará a hacer política, hasta la fecha. En los años siguientes el partido empezará a presentar candidatos municipales por toda Italia realizando primarias on line.

El punto de inflexión llegará en 2013, cuando el M5E se presentará a las elecciones generales, logrando 8 millones de votos. Luigi Di Maio, lejos todavía de convertirse en líder de la formación, será el vicepresidente de la Cámara de los Diputados más joven de la historia de Italia. En 2016, el M5E conquistará sus primeras grandes alcaldías, en Turín y Roma. Virginia Raggi ganará las elecciones municipales de la capital italiana convirtiéndose en la primera alcaldesa de la Ciudad Eterna. Luigi Di Maio será elegido en 2017 como candidato a primer ministro y líder del M5E para las generales del año pasado. En marzo de 2018, el partido de Beppe Grillo obtendrá un resultado histórico con el 32% de los votos.

El actual Gobierno italiano, presidido por Giuseppe Conte, es el resultado de la anómala coalición entre los populistas del Movimiento 5 Estrellas y los soberanistas de la Liga. Por pura conveniencia y por el sentimiento antiestablishment, firmaron un "contrato de Gobierno", pero éste no ha podido esconder sus inevitables diferencias en los últimos meses, sobre todo tras el enorme éxito de la Liga en las últimas elecciones europeas.

Si hubiera hoy unas elecciones en Italia, la Liga sería el claro vencedor, logrando un 36% de los votos según las últimas encuestas. Uniéndose a Forza Italia (Silvio Berlusconi) y Hermanos de Italia (Giorgia Meloni), la coalición lograría la mayoría absoluta. El socialista Partido Democrático (PD) de Nicola Zingaretti, con un 20% se colocaría como principal formación de la oposición. El M5E registraría una debacle histórica donde los grillinos obtendrían tan sólo el 18% de los consensos. De primer a tercer partido de Italia, en tan sólo un año.

La moción, pospuesta

La moción de censura contra el primer ministro italiano, Giuseppe Conte, ha sido pospuesta sin fecha gracias a los votos del Movimiento Cinco Estrellas (M5S) y el centroizquierda.

El líder de la Liga, ministro del Interior y vicepresidente del Gobierno, Matteo Salvini, la conservadora Forza Italia y el ultraconservador Hermanos de Italia, querían que la moción contra Conte se celebrara este martes en el Senado, pero el M5S, el Partido Demócrata (PD, centroizquierda) y otras formaciones de izquierdas rechazaron esta posibilidad.

Votaron que Conte intervenga en la cámara alta el próximo 20 de agosto y su moción quedó suspendida por un nuevo giro en la política italiana.

Salvini, que la semana pasada dio por rota la alianza en el Ejecutivo que mantenía con el Cinco Estrellas, el martes dejó ver en el Senado que no está tan rota.

Los ministros de la Liga no han dimitido de sus cargos y Salvini, consciente de que el Cinco Estrellas y el PD pueden unirse y evitar que se celebren elecciones en el país, pues suman mayoría parlamentaria, tendió una mano al M5S, en un gesto inesperado.

El Cinco Estrellas quiere aprobar en el país una reforma para quitar 345 parlamentarios en las dos cámaras del Legislativo, de manera que el Senado se quedaría con 200 (frente a los 320 que tiene en la actualidad) y 400 la Cámara de Diputados (frente a 630 de ahora) y la votación de esta medida está programada para el próximo 9 de septiembre.

La formación antisistema, que lidera Luigi Di Maio, argumenta desde el estallido de la crisis que la Liga no quiere este recorte y que por eso quiere que el Gobierno caiga.

"He escuchado a mi amigo y colega Luigi Di Maio más de una vez reiterar en estos días 'recortemos el número de parlamentarios a 345 y luego votamos de inmediato'. Aprovecho para plantear una opción, recortemos los parlamentarios la próxima semana y luego votemos en las urnas", expuso Salvini.