El president de la Generalitat, Quim Torra.

El president de la Generalitat, Quim Torra. EFE

Europa

Cinco claves para entender la vía eslovena que propone Torra

“Los eslovenos lo tuvieron claro, decidieron autodeterminarse y tirar adelante su camino hacia la libertad, con todas las consecuencias, hasta conseguirlo”. Con estas palabras, el president de la Generalitat, Quim Torra, apuntaba este sábado a la vía eslovena como ejemplo para conseguir la independencia. “Hagamos como ellos, propongámonos que no hay marcha atrás y estemos dispuestos a todo para vivir libres”, sentenciaba. 

Las declaraciones provocaron un alud de críticas por parte de la mayoría de los partidos, que acusan a Torra de irresponsabilidad al poner de ejemplo un proceso que se saldó con decenas de muertos. ¿Cómo fue la vía eslovena, que Torra pretende imitar? 

Un referéndum no pactado

En 1990, la coalición opositora al régimen comunista Demos ganó las primeras elecciones democráticas en Eslovenia, que entonces pertenecía a la República Federal de Yugoslavia. Empieza entonces a trazarse un proceso de independencia basado en un referéndum de independencia que no fue pactado ni reconocido por Belgrado. El 23 de diciembre de 1990, la población fue a las urnas y votó de manera contundente: una participación del 93,2% en la que el 88,5% de los votantes se decantó por la independencia.

DUI a los seis meses

Al contrario de lo que pasó en Cataluña, la declaración unilateral de independencia no se hizo de inmediato, sino a los seis meses. La ley eslovena del referéndum ya contemplaba este escenario: un período de seis meses en el que definir los detalles de implementación de la soberanía estatal. El 25 de junio de 1991 se declaró la independencia eslovena.

Respuesta militar de Yugoslavia

Sólo unas horas después de la declaración, los tanques del Ejército Popular Yugoslavo entraron en territorio esloveno y empezó el conflicto conocido como la Guerra de los Diez Días. El conflicto militar terminó el 7 de julio con el acuerdo de Brioni, firmado entre Belgrado y Liubliana, con mediación internacional y alrededor de 60 muertos y miles de heridos.

Acuerdo de Brioni

El acuerdo de Brioni retiró las tropas yugoslavas de Eslovenia pero no concedía la independencia al país. Tras el acuerdo se abrió un período de moratoria de tres meses que dejó al país en el limbo. “Si hemos esperado 100 años para la independencia podemos esperar otros tres meses”, declaró entonces el jefe del Ejecutivo esloveno, Lojze Peterle.

La independencia

El 19 de diciembre, Alemania, Suecia e Islandia reconocieron la soberanía de Eslovenia, los tres primeros países en hacerlo. El contexto internacional, tras la caída del muro de Berlín y el desmembramiento de las repúblicas comunistas, favorecía su independencia. El mes siguiente, la comunidad europea, Canadá y Australia se unieron al reconocimiento de la independencia eslovena. En febrero lo hizo Rusia y, en abril, Estados Unidos.