Puigdemont asiste, junto a su abogado Paul Bekaert, a la representación de la obra El duque de Alba en la Ópera de Gante.

Puigdemont asiste, junto a su abogado Paul Bekaert, a la representación de la obra "El duque de Alba" en la Ópera de Gante. Carlos Rey Estévez Efe

Europa

Puidemont pretende quedarse en Bélgica pese a la retirada de la euroorden

El PP le acusa de "aprovecharse" de la situación de prisión provisional de Junqueras con fines electorales.

Bruselas

Noticias relacionadas

La retirada de la euroorden que pesaba contra él y contra los cuatro exconsellers que le acompañan no cambia de momento los planes de Carles Puigdemont. El expresidente de la Generalitat pretende quedarse en su exilio en Bélgica al menos hasta las elecciones del 21-D para hacer campaña electoral con plena libertad de movimientos, aunque sea a través del plasma. Su regreso a Barcelona implicaría su detención inmediata y su probable ingreso en prisión, como el exvicepresidente Oriol Junqueras.

"Puigdemont no va dejar Bélgica tras la retirada de la orden de detención europea. Sólo se ha retirado un mandato de arresto de los que hay contra él", ha dicho al periódico L'Echo su abogado belga, Paul Bekaert, el representante histórico de ETA en Bélgica. Contra el expresidente catalán sigue vigente un mandato de arresto en España que el juez del Tribunal Supremo, Pablo Llarena, no ha anulado.

Pese a que Puigdemont ha coqueteado con la idea de regresar a Cataluña durante la campaña electoral para dar un golpe de efecto, sus abogados aseguran que su intención es quedarse en Bélgica al menos hasta el 21-D y regresar después de los comicios. "El objetivo de venir a Bélgica era hacer campaña y traer el caso catalán aquí. Eso, pase lo que pase, se conseguirá", aseguraban este lunes fuentes del entorno del expresidente catalán. Puigdemont asume ya que no podrá votar, ya que tampoco pidió hacerlo desde Bélgica por temor a ser detenido en el consulado español. 

También los exconsellers de Esquerra Republicana, Toni Comín y Meritxell Serret, tienen previsto quedarse de momento en Bélgica, según ha confirmado a EL ESPAÑOL su abogado, Gonzalo Boye. "Esta decisión refleja que España reconoce algo que venimos diciendo todo el tiempo: los hechos no resisten el análisis en un sistema judicial independiente e imparcial. Han preferido retirar la euroorden antes que admitir que los hechos no son delictivos", afirma.

Por su parte, Bekaert atribuye la retirada de la euroorden a que "el juez español teme que una decisión en Bélgica sobre Puigdemont pueda presentar diferencias inaceptables respecto a los fallos que se dictarán en España sobre los otros independentistas que ahora están en prisión". De momento, la Fiscalía de Bruselas ya había pedido excluir uno de los cinco delitos contenidos en la solicitud de la juez Carmen Lamela, el de prevaricación.

Para los delitos más graves -rebelión, sedición, desobediencia y malversación-, la Fiscalía sí había pedido la ejecución de la euroorden. Los asimilaba a dos tipos penales que también están castigados en Bélgica: la coalición de funcionarios (los tres primeros) y el desvío de fondos (la malversación). Pero en la vista celebrada este lunes, los abogados de Puigdemont alegaron que las conductas que se le imputan no no son delito en Bélgica

Si el juez belga, que debía pronunciarse en primera instancia el próximo 14 de diciembre, hubiera aceptado la entrega pero sólo por malversación, por ejemplo, en España se podría juzgar a Puigdemont únicamente por ese delito.

¿Prefiere Puigdemont seguir disfrutando la ópera?

El ministro de Asuntos Exteriores, Alfonso Dastis, comprende la decisión de Llarena de retirar la orden europea. "La justificación es que no quiere encontrarse atado en cuanto a los delitos por los que pueda juzgar al expresidente Puigdemont en cuanto llegue a España", ha dicho desde Bruselas. ¿Debería Puigdemont regresar a España ahora que ya no pesa una euroorden contra él? "Allá él. Si el prefiere disfrutando de la ópera y del buen tiempo en Bélgica, mejor para él", ha ironizado Dastis.

Mucho más duro se ha mostrado el portavoz del PP en el Parlamento Europeo, Esteban González Pons. "Puigdemont sigue teniendo que dar la cara ante la justicia española. Otros compañeros suyos de Gobierno, pero haber dado la cara como deben, se encuentran en prisión provisional. Y ahora ya no hay ninguna razón para que Puigdemont no vuelva a España y se ponga al frente del pueblo que él quiso liberar, porque proclamó la independencia y salió corriendo", ha criticado.

"A partir de este momento ya es muy obvio que Puigdemont está obteniendo una vergonzosa ventaja de que Junqueras por dar la cara, que es lo que él no ha hecho, se encuentre en prisión preventiva. Después de esta decisión del Supremo, Puigdemont debería dejar de aprovecharse de la desventaja en la que él mismo con su huida ha puesto a Oriol Junqueras", ha sentenciado González Pons.