La rectificación trapera de Puigdemont.

La rectificación trapera de Puigdemont. Tomás Serrano

España ELECCIONES CATALANAS

Puigdemont contempla regresar y ser detenido como golpe de efecto electoral

Ni las encuestas ni su situación judicial hacen probable que pueda repetir como president de la Generalitat. Su entrega a España se produciría después del 21-D.

Barcelona

"A Puigdemont le encantaría que Junqueras renunciase a la vía unilateral y saliese de la cárcel. Eso le permitiría a él jugar hasta el último momento la carta de intentar acudir a un mitin en España y ser detenido". Según una de las personas que ha hablado en las últimas semanas con el expresident de la Generalitat, su vuelta a España y su inmediata detención es una opción sobre la mesa por la alta probabilidad de que la justicia belga lo entregue de todas maneras a la española. 

"Puigdemont sabe que tiene muy difícil volver al Palau", explica este interlocutor. Por una parte, la mayoría de las encuestas dibujan una bajada del independentismo, que podría perder la mayoría absoluta y con ello abrir la puerta a otras posibilidades que no incluyan al PDeCAT. Además, todos los sondeos sin excepción sitúan a Esquerra Republicana en cabeza. Oriol Junqueras, su líder y cabeza de lista, ya ha señalado a su número dos, Marta Rovira, como posible presidenta en caso de que los números den pero él no pueda asumir el cargo. La secretaria general de ERC dice estar preparada para el reto

Pero Puigdemont tiene muy difícil repetir como president y ejercer las funciones también por su situación procesal y el juicio que le espera antes o después. Así, su prioridad ahora es tratar de obtener el mejor resultado posible y lograr que los partidos independentistas conserven la mayoría absoluta del Parlament. Eso permitiría mantener y reforzar la confrontación con el Gobierno central justificada como un mandato popular para tratar de debilitar a las instituciones del Estado y reactivar la lucha por la independencia.

Si Junqueras y los otros siete exconsellers salen de la cárcel y él es detenido en la recta final de la campaña, el golpe de efecto sería notable. El expresident podría ser arrestado por tratar de participar en un acto pacífico de campaña, algo que podría tener repercusión en el resultado. En el PDeCAT, el partido de Puigdemont, se reconoce abiertamente que las expectativas electorales han crecido por la orientación presidencialista que les ha dado Puigdemont. Incluso pese a que el expresident ha impuesto una estructura y listas electorales que superan, cuando no ignoran, los cauces de su propio partido. 

Su entrada en prisión provisional como los otros ocho exconsellers tampoco sería algo que habría que dar por hecho, ya que el caso ya no recae sobre la Audiencia Nacional, que dictó el encarcelamiento, sino el Tribunal Supremo, que podría decretar muy pronto la libertad para Junqueras y los demás miembros del Govern, siempre a la espera del juicio.

Los plazos, a favor de Puigdemont

Todo apunta a que Puigdemont tendrá a su favor los plazos. Desde el 5 de noviembre, cuando fue detenido, Bélgica tiene 60 días para decidir si da curso a la euroorden de detención dictada por España y entrega al expresident. La resolución de la primera instancia está prevista para el 4 de diciembre, el día que comienza la campaña, aunque podría retrasarse unos días. Después, Puigdemont puede recurrir a dos instancias más, por lo que su entrega no tendría lugar hasta después de los comicios, probablemente a principios de enero. 

Fuentes de la candidatura de Puigdemont no confirman que Puigdemont se plantee una detención mediática y en vísperas del 21-D. Recuerdan que el objetivo del "president legitim" es implicarse al máximo en la campaña, pero desde Bélgica, donde ya ha protagonizado actos y concede numerosas entrevistas. Además, el expresident estudia fórmulas para tomar posesión aunque no pueda acudir al Parlament a recoger su acta de diputado.

Puede tomar posesión incluso desde prisión

En su artículo 23, el reglamento del Parlament exige e que los diputados electos presenten la credencial expedida por la Junta electoral y juren el cargo, pero no que ambas cosas se hagan de manera presencial. Por otra parte, la legislación penitenciaria contempla permisos para que reclusos como los exconsellers o incluso Puigdemont, en el caso de entrar en prisión, puedan salir puntualmente si se adoptan medidas de seguridad. 

En un vídeo publicado por Junts per Catalunya, Puigdemont se muestra dispuesto a volver a ser diputado. "Si vosotros queréis, si queréis que esté en el Parlament, estaré. Tomaré posesión. Tengo todo el derecho del mundo a representaros si queréis que os represente. Además, continuaré siendo el president de la Generalitat si el pueblo de Cataluña lo quiere. No habrá nada que me impida defender mis derechos. Tenemos mucho tiempo hasta la toma de posesión", ha dicho.