Macron logró la mayoría en la Asamblea tras las elecciones legislativas.

Macron logró la mayoría en la Asamblea tras las elecciones legislativas.

Europa

Diputados conservadores se escinden para apoyar la agenda de Macron

Un número indeterminado de miembros de Los Republicanos, la segunda fuerza política de Francia, crearán su propio grupo parlamentario.

Una parte de la formación centro-derechista francesa Los Republicanos (LR) ha anunciado este miércoles su escisión para crear un nuevo grupo en la Asamblea Nacional que apoye las reformas del presidente francés, Emmanuel Macron.

El diputado de la formación conservadora Thierry Solère lanzará un grupo propio de legisladores "compatibles con Macron" junto con el presidente del partido centrista Unión Demócrata Independiente (UDI), Jean-Christophe Lagarde, hasta el momento aliado con LR.

Bajo el nombre de "Los Constructivos", el grupo aglutinará a conservadores como Franck Riester y Laure de La Raudière junto a la casi totalidad de los centristas de la UDI.

Para conocer el número exacto de diputados habrá que esperar al martes próximo, cuando celebren su primera reunión, ha explicado Solère durante su anuncio en la Asamblea Nacional, aunque ya adelanta que rondará la "veintena" de Republicanos, más la mayoría de los escaños de la UDI (que son en total 28).

El nuevo grupo apoyará las reformas anunciadas por Macron, entre ellas la laboral, aunque el diputado conservador señaló que se opondrán al Gobierno "cuando sea necesario".

Solère fue portavoz durante la campaña del candidato conservador a la Presidencia, François Fillon, pero en marzo dimitió tras conocerse la imputación de éste por el escándalo de los supuestos empleos ficticios que concedió a su mujer e hijos.

Solère, próximo al dirigente del ala moderada de los conservadores Alain Juppé, fue también el organizador de las primarias del centro-derecha.

Los Republicanos obtuvieron 113 diputados en la segunda vuelta de las elecciones legislativas del pasado domingo, aunque su grupo parlamentario se verá ahora reducido por la fractura entre los partidarios de oponerse al presidente y aquellos que abogan por apoyarlo