Tusk dice que la UE colaborará con EEUU para acabar con la guerra en Siria

Tusk dice que la UE colaborará con EEUU para acabar con la guerra en Siria Ints Kalnis/Reuters

Europa Guerra en Siria

La UE y la OTAN apoyan el ataque de Trump a Siria

Ven justificada una respuesta contundente al uso de armas químicas por parte del régimen de Asad. El Gobierno español cree que la respuesta ha sido "proporcionada".

Bruselas

Pese a las dudas y la incertidumbre que genera en Bruselas la política exterior de la nueva administración estadounidense, los socios europeos han cerrado filas con el presidente Donald Trump en su primera gran decisión militar.

Tanto la Unión Europea como la OTAN han respaldado este viernes de forma inequívoca el ataque unilateral de EEUU, sin el aval de Naciones Unidas, contra una base militar en Siria. Lo consideran plenamente justificado como represalia por el uso de armas químicas contra la población civil por parte del régimen de Bachar al Asad.

"El bombardeo de Estados Unidos muestra la determinación necesaria contra los salvajes ataques químicos. La UE trabajará con EEUU para acabar con la brutalidad en Siria", ha escrito en su cuenta de Twitter el presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, que actúa como portavoz de los líderes de los 28.

"Estados Unidos ha informado a la UE de que estos bombardeos han sido limitados y pretendían impedir nuevas atrocidades con armas químicas", ha resaltado por su parte el presidente de la Comisión, Jean-Claude Juncker, que "entiende" la actuación de Trump.

El régimen de Asad, responsable

"El repetido uso de armas químicas debe tener una respuesta", sostiene Juncker. "Hay una clara distinción entre los bombardeos contra objetivos militares y el uso de armas químicas contra civiles", ha subrayado en un comunicado. No obstante, el presidente de la Comisión cree que "sólo una transición política" logrará poner fin a la espiral de violencia en Siria y consolidar una paz duradera.

Para el secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, el régimen sirio de Bashar al Asad "tiene toda la responsabilidad" en lo ocurrido. "Cualquier uso de armas químicas es inaceptable, no puede quedar sin respuesta y se debe pedir cuentas a los responsables", ha señalado Stoltenberg en un comunicado.

La Alianza Atlántica "considera el uso de armas químicas como una amenaza a la paz y seguridad internacionales". Los países miembros de la OTAN "apoyarán todos los esfuerzos internacionales dirigidos a lograr la paz y una solución política en Siria".

El Gobierno español lo ve "proporcionado"

El Gobierno considera que el bombardeo de Estados Unidos contra una base militar en Siria "es una respuesta medida y proporcionada" a la utilización por el ejército sirio de armas químicas contra la población civil del país, informa Efe.

En un comunicado, el Ejecutivo de Mariano Rajoy asegura que la operación estadounidense, ordenada por su presidente, Donald Trump, "es una acción limitada en su objetivo y medios" y añade que ha sido un ataque contra una base militar, "no contra objetivos civiles".

El Gobierno español afirma que el uso de armas químicas está prohibido por el derecho internacional y constituye "un crimen de guerra cuyos responsables deben ser conducidos ante la justicia".

Y añade que la operación estadounidense sirve para "mermar las capacidades militares del régimen de volver a utilizar este tipo de armas contra su población".

El Gobierno, que mantiene una "sólida lealtad" con sus aliados, dice que es partidario de una "acción concertada internacional", por lo que lamenta que el bloqueo del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas en el conflicto de Siria no lo haya hecho posible.

Turquía pide llegar hasta el final

Reino Unido se ha mostrado totalmente a favor del ataque a la base controlada por el régimen sirio de Bashar al Asad. Un portavoz de la primera ministra del Reino Unido, Theresa May, indicó que la acción militar es "la respuesta apropiada" a la "salvaje" agresión perpetrada por el Ejército sirio contra civiles con armas químicas.

Por su parte, la canciller alemana, Angela Merkel, y el presidente francés, François Hollande, acusaron a Al Asad, en un comunicado conjunto, de "la masacre".

También el Gobierno turco ha apoyado a Estados Unidos pero ha pedido que la comunidad internacional mantenga la presión "hasta el final"."(El ataque) Lo consideramos positivo, pero hay que llevarlo hasta el final y creemos que es imprescindible que al régimen de Al Asad se le castigue completamente en el ruedo internacional", declaró el viceprimerministro de Turquía, Numan Kurtulmus.