El candidato independiente, Emmanuel Macron, durante la presentación de su programa electoral.

El candidato independiente, Emmanuel Macron, durante la presentación de su programa electoral. Reuters

Europa Presidenciales en Francia

Macron propone un "cambio radical" y acabar con el nepotismo en Francia

Impulsará una ley de "moralización de la vida pública" para prohibir que los políticos contraten a familiares.

Emmanuel Macron ha dejado de ser "el candidato sin programa". El socioliberal ha presentado este jueves en París una batería de propuestas centristas con las que pretende alejarse del proyecto "conservador" de François Fillon y de la "regresión" al pasado que, en su opinión, plantea la ultraderechista Marine Le Pen.

El nuevo favorito en la carrera hacia el Palacio del Elíseo ha propuesto realizar una "transformación radical" de Francia, basada en lo que él considera seis pilares: la educación, el trabajo, la modernización económica, la seguridad, la renovación democrática y el fortalecimiento de los lazos internacionales.

"Todo el mundo se preguntará si se trata de un programa de izquierda o de derecha", ha asegurado durante su intervención. "Quiero que sea un programa que introduzca a Francia en el siglo XXI. El candidato de En Marche!, de 39 años, considera "fundamental abrir sectores de nuestra economía pero, al tiempo, ofrecer medidas de protección para todos".

GOLPE AL NEPOTISMO

El manifiesto de Macron llega en un momento "delicado" de la campaña. Con sus dos principales rivales, el conservador François Fillon y la ultraconservadora Marine Le Pen envueltos en escándalos por malversación de fondos públicos y decidos a mantener sus candidaturas en caso de ser imputados, el que fuera ministro de Economía del presidente François Hollande les ha reprochado atacar "deliberadamente" el Estado de derecho por poner en duda la actuación de la Justicia francesa.

El candidato socioliberal propone una ley de "moralización de la vida pública" en la que se prohíba que un cargo público contrate a familiares. "La indecencia y los privilegios han durado demasiado (...). Queremos gobernantes responsables", ha afirmado con dureza. Alrededor de un 20% de los 925 diputados y senadores franceses eligen para puestos de confianza a familiares muy cercanos, razón por la que Macron ha hecho de la lucha contra el nepotismo una de las banderas de su campaña.

"Prohibiremos a los parlamentarios dar empleo a allegados o miembros de sus familias para poner fin al nepotismo", ha declarado en una entrevista publicada por Le Parisien este jueves, asegurando que los empleos a familiares han de ser remunerados con los subsidios propios, no públicos.

El objetivo de esta ley de moralización, ha explicado, es reducir "drásticamente" los conflictos de interés. Para ello, quiere impedir que los parlamentarios sean además consejeros ya que, en su opinión, "no se puede hacer la ley para todo el mundo y, al tiempo, estar al servicio de unos pocos".

Este golpe de efecto llega un día después de que Fillon anunciase que será imputado por desvío de fondos públicos en la investigación por los presuntos contratos ficticios con los que benefició a su esposa y a dos de sus hijos.

El último sondeo elaborado por Harris Interactive tras conocerse que Fillon será formalizado muestra que sólo un 25% de los ciudadanos quieren que se mantenga como candidato, frente al 35% de hace un mes, al tiempo que en el seno de su partido, Los Republicanos, aumenta la grieta tras su decisión de mantener la candidatura.

A menos de dos meses de la primera vuelta, una encuesta de Elabe sitúa en cabeza a la candidata de Frente Nacional, Marine Le Pen, con el 27% de los votos, seguida del independiente Macron (24%).En las últimas semanas, el exministro ha logrado mejorar su estimación de voto, en parte, gracias al descalabro que ha supuesto para Fillon el estallido del escándalo sobre los empleos ficticios. El apoyo al conservador ha caído al 19% según el sondeo de Elabe, dejando al candidato fuera de la segunda vuelta, que tendrá lugar el 7 de mayo. En segunda vuelta, Macron se impodría ampliamente a Le Pen (61% - 39%), según la encuesta de Ifop publicada este jueves.

ECONOMÍA Y RELACIONES INTERNACIONALES SÓLIDAS

En su extenso discurso, Macron ha abogado por recortar costes laborales y burocracia con el objetivo de impulsar la contratación y elevar la inversión en lo que ha llamado economía del futuro. También ha asegurado que eliminará las desigualdades del sistema de pensiones, que reducirá la participación del Estado en grandes empresas y que reducirá el número de parlamentarios en ambas cámaras, en un intento de acallar a los críticos que aseguraban que carecía de propuestas sólidas.

Sin embargo, los analistas señalan ya que muchas de las reformas que pretende Macron serán controvertidas en un país en el que hay poderosos grupos de interés y que enfrenta una débil recuperación económica y una elevada tasa de desempleo, algo que los críticos subrayan que fue uno de sus errores como ministro de Economía, apunta Reuters.

"Es totalmente impreciso en el tema de las pensiones: Macron dice que nada va a cambiar, ni la edad de jubilación, ni el nivel de las pensiones", ha explicado el exministro de Trabajo, Eric Woerth, miembro del equipo de Fillon, según Bloomberg. "Pero alguien tiene que explicarle a los franceses que vivir más implica trabajar durante más tiempo".

Los principales puntos del programa son:

1. Educación: Propone reducir el tamaño de las clases, dar más independencia a los colegios y subsidiar el acceso a la cultura para los jóvenes. Además, aboga por prohibir los teléfonos móviles en los recintos escolares y que el 50% de la comida que se sirve en los colegios y comedores de empresa sea de procedencia ecológica.

2. Trabajo: Ha prometido recortar los costes de mano de obra y elevar las remuneraciones a través de una reducción en los impuestos sobre las nóminas; unificar el "disparatado sistema de pensiones"; y animar las negociaciones sindicales en el seno de las compañías, pero sin tocar la edad de jubilación o recortar las pensiones. No se tocará la jornada laboral de 35 horas semanales, ni la edad de jubilación, pero ha prometido reformar las prestaciones por enfermedad y desempleo.

3. Modernización económica: Tiene un plan de inversión de 50.000 millones en un horizonte de cinco años para impulsar una revolución digital, la modernización de los servicios públicos, la renovación urbana o la transición ecológica, ámbito para el que se destinarán 15.000 millones en exclusiva. Además, con la venta de aquellas participaciones minoritarias que tiene el Estado en algunos grupos, pretende recaudar 10.000 millones de euros con los que alimentará un 'Fondo para la Industria y la Innovación' para financiar proyectos de empresas privadas.

Asimismo, propone un ahorro neto de 60.000 millones, para reducir el gasto público en tres puntos del PIB en el próximo quinquenio; reducir el impuesto de sociedades del 33,3% actual a un 25% y premiar con 15.000 euros durante 3 años a las empresas que contraten a trabajadores de las zonas más deprimidas del país. Asimismo, espera recortar alrededor de 120.000 puestos de funcionarios.

4. Seguridad: El exministro ve necesario reclutar a 10.000 policías y gendarmes, pero establecerá una política de "tolerancia cero" contra los excesos de las fuerzas del orden. Propone, además, elevar el gasto militar hasta el 2% del PIB y crear una unidad de inteligencia antiterrorista.

5. Renovación democrática: En relación a la composición del Parlamento, Macron afirma que recortara en un tercio el número de legisladores en ambas cámaras, limitación de mandatos y fusión de algunas administraciones regionales.

6. Alianzas internacionales: En el plano europeo, Macron afirma que desea llevar a cabo una mayor integración en dos aspectos: defensa y mercados energéticos. Además, propondrá una ley para limitar los contratos públicos a compañías con al menos la mitad de su operación en Europa. Aboga también por un refuerzo del eje franco-alemán y defiende la integridad del mercado único, en contraposición a la postura rupturista con la UE de Le Pen.

Por último, ha advertido al presidente de Estados Unidos, Donald Trump, que si opta por políticas proteccionistas y eleva los aranceles comerciales, Francia responderá de la misma manera.