El líder de Corea del Norte en una imagen reciente.

El líder de Corea del Norte en una imagen reciente. Reuters

Asia

Corea del Norte asegura que los misiles iban dirigidos a las bases de EEUU en Japón

Pyongyang ha prohibido la salida de los malasios que están en su país como respuesta a la ruptura diplomática con Kuala Lumpur tras el asesinato de Kim Jong-nam.

Corea del Norte ha confirmado que el lanzamiento "simultáneo" el lunes de cuatro misiles balísticos a modo de ensayo tenían como objetivo simulado las bases militares de Estados Unidos en Japón.

Una nota de la agencia estatal norcoreana KCNA señala que la prueba de misiles del Ejército se llevó a cabo "de manera simultánea" y "con el objetivo de alcanzar las bases de las fuerzas estadounidenses de agresión imperialista en Japón".

La información dice además que el líder norcoreano Kim Jong-un supervisó los ejercicios y que ordenó a las unidades "estar plenamente preparadas para abrir fuego contra los enemigo".

"Los cuatro cohetes balísticos lanzados simultáneamente son tan precisos que parecen cuerpos voladores acrobáticos en formación", dijo el líder norcoreano tras el lanzamiento, según una cita recogida por la KCNA.

El Gobierno chino ha pedido "encarecidamente" a Estados Unidos y Corea del Sur que detengan el despliegue del escudo antimisiles THAAD y advirtió de que adoptará las "medidas necesarias" para proteger sus intereses y seguridad nacionales.

"Quiero enfatizar que nos oponemos firmemente al despliegue del THAAD en Corea del Sur y tomaremos firmemente las medidas necesarias para defender nuestros intereses en materia de seguridad", manifestó un portavoz del Ministerio de Exteriores chino, Geng Shuang, en rueda de prensa.Corea del Sur y Estados Unidos han anunciado que han comenzado a desplegar los primeros elementos del Sistema de Defensa Terminal de Área a Gran Altitud (THAAD siglas en inglés) en suelo surcoreano, en lo que supone una implementación de la decisión que ambos países adoptaron en julio de 2016.

Los primeros análisis descartaron que se tratara de un ensayo de misiles balísticos intercontinentales (ICBM) y los expertos apuntaron a que podrían haber sido proyectiles de corto o medio alcance, con un rango máximo de hasta 1.500 kilómetros.

El nuevo lanzamiento volvió a generar la condena de la comunidad internacional e incluso China, lo más parecido a un aliado que tiene el régimen norcoreano, dijo que era una violación de las resoluciones de la ONU activadas para castigar a Pyongyang por anteriores pruebas armamentísticas.

Guerra diplomática con Malasia

Mientras sigue la escalada de enfrentamiento entre Malasia y Corea del Norte. Pyongyang ha anunciado que prohíbe abandonar su suelo a todos los malasios hasta que el caso del asesinato del hermano del líder norcoreano tenga "una resolución adecuada", y Malasia hizo lo propio con los diplomáticos y empleados de la embajada de ese país en Kuala Lumpur.

La Cancillería norcoreana informó a la embajada de Malasia en Pyongyang que no permitirá salir a ningún malasio hasta que la seguridad de sus ciudadanos y personal diplomático en el país del sureste asiático, "no esté totalmente garantizada mediante la resolución adecuada del caso", según una nota de la agencia de noticias KCNA.

En respuesta, el viceprimer ministro malasio, Ahmad Zahid Hamidi, anunció que su país hará lo propio con los diplomáticos y trabajadores de la embajada de Corea del Norte en Kuala Lumpur, una decisión de la que está exento el personal civil.

"El Ministerio del Interior a través del Departamento de Inmigración ha emitido una directiva inmediata para que a ningún funcionario o empleado de la embajada de Corea del Norte se les permita salir del país", señaló Hamidi, quien también alberga la cartera de Interior, recoge la agencia malasia Bernama.

El Gobierno de Malasia (que tenía un acuerdo recíproco de exención de visados con Corea del Norte) ha confirmado que once de sus ciudadanos se encuentran actualmente en el hermético estado estalinista, de los cuales tres son personal de la embajada, seis familiares y dos trabajadores de la ONU.

El anuncio de Corea del Norte y la réplica de Malasia llegan después de que la policía malasia informara de que tres norcoreanos solicitados para la investigación de la muerte del hermano del líder de Corea del Norte se refugian dentro de su embajada en Kuala Lumpur y que la legación diplomática de Pyongyang no está colaborando con las pesquisas.

El comunicado del régimen Juché también llega un día después de que Pyongyang declarara persona "non grata" al embajador malasio en Corea del Norte.La decisión se tomó como represalia por la expulsión de su embajador en Malasia, ordenada por Kuala Lumpur el pasado sábado, tras sus críticas a la investigación por el asesinato de Kim Jong-nam, hermano de Kim Jong-un.

Kim Jong-nam murió el 13 de febrero tras ser asaltado en el aeropuerto de Kuala Lumpur por dos mujeres -detenidas e imputadas- que le frotaron la cara con el agente nervioso VX.

Pyongyang, por su parte, sostiene que la muerte fue causada por un ataque cardíaco y acusó a las autoridades malasias de conspirar junto a Estados Unidos y Corea del Sur, dos países con los que se mantiene técnicamente en guerra desde 1950.