Peter Strzok en una imagen de archivo

Peter Strzok en una imagen de archivo Reuters

EEUU Los EEUU de Trump

Despedido el agente del FBI que dijo que evitaría que Trump fuera presidente

Peter Strzok participó en las pesquisas sobre el uso del correo electrónico de Hillary Clinton y en la investigación de la trama rusa del fiscal Mueller. 

El agente del FBI Peter Strzok, que aseguró en un mensaje que evitaría que el ahora presidente de EEUU, Donald Trump, llegara a la Casa Blanca, ha sido despedido de la agencia federal.

De acuerdo a un comunicado de su abogado, citado por la prensa, el FBI decidió que Strzok dejara de formar parte de su equipo de investigadores el pasado viernes después de que hace meses se hiciera pública una conversación privada con su amante durante la campaña electoral de 2016.

En ese diálogo, una abogada del FBI con la que Strzok mantenía una relación sentimental preguntaba al entonces agente si Trump llegaría a ser presidente y él le respondió: "No, no lo conseguirá. Le pararemos".

El abogado de Strzok consideró el despido "una salida de las prácticas típicas del Buró", que "contradice" las afirmaciones de su jefatura, que aseguró en el pasado que seguiría los procedimientos normales en el caso de su cliente.

Strzok participó en las pesquisas sobre el uso del correo electrónico de la rival electoral de Trump en las presidenciales, Hillary Clinton, y en el inicio de la investigación sobre la trama rusa, que encabeza el fiscal especial Robert Mueller, hasta que se hizo pública la conversación con su amante y fue apartado del caso.

Informes contra Strzok

La figura de Strzok, que quedó desprestigiada en un informe interno del FBI publicado en junio, ha sido utilizada en múltiples ocasiones por Trump para atacar el trabajo de Mueller, que lleva a cabo averiguaciones sobre los supuestos vínculos entre la campaña de Trump y el Kremlin.

A comienzos de julio, el exagente explicó ante dos comités del Congreso que había tenido en su poder informaciones que habrían acabado con la candidatura del magnate en 2016, pero que nunca se le pasó por la cabeza hacerlas públicas, y enfatizó que el FBI no está contaminado por motivaciones partidistas.

"Déjenme aclararlo, inequívocamente y bajo juramento: ni una vez en mis 26 años de defensa de mi país mis opiniones personales han impactado en las acciones oficiales que he ejecutado", enfatizó al ser preguntado por los congresistas de la Cámara de Representantes.