Comey en una imagen de archivo

Comey en una imagen de archivo Reuters

EEUU

Comey incumplió el protocolo del FBI en la investigación sobre Clinton, pero no por razones políticas

  • Un informe divulgado este jueves señala que el exdirector del FBI no cumplió con las normas en la investigación de Hillary Clinton por el uso de su correo electrónico.
  • El documento resalta, sin embargo, que no ve "motivaciones políticas" en las acciones de Comey.

El exdirector del FBI James Comey incumplió el protocolo en su investigación de la candidata Hillary Clinton por el uso de su correo electrónico, según un informe del Departamento de Justicia de EEUU divulgado hoy.

El documento descarta que Comey actuase motivado por fines partidistas contra la candidata demócrata, aunque señala que el jefe del FBI cometió un "importante error de juicio" al decidir comunicar al Congreso su investigación y no a sus superiores en el Departamento de Justicia.

A solo diez días de las elecciones presidenciales de noviembre de 2016, Comey informó al legislativo de que reabría su investigación sobre el uso del correo electrónico privado por parte de Hillary Clinton.

Entre los elementos analizados, Horowitz recoge conversaciones de funcionarios del FBI mostrando su oposición al entonces aspirante republicano, Donald Trump, algo que fue criticado en el texto, pero tampoco considera que estas averiguaciones impliquen que las pesquisas tuvieran objetivos partidistas contra el magnate.

Concretamente, hace referencia a un diálogo entre el alto funcionario del FBI Peter Strzok y una abogada de la institución en el que la letrada le pregunta si Trump llegará a ser presidente y este le responde "No, no lo conseguirá. Le pararemos".

Según Horowitz, las declaraciones implican un "deseo de tomar acción oficial para impactar" en los comicios.

Strzok es uno de los investigadores que participaron en el caso de los correos de Clinton, pero también en el inicio de las averiguaciones para la causa del fiscal especial sobre la trama rusa, Robert Mueller, quien indaga sobre la supuesta coordinación entre la campaña de Trump y el Kremlin.

Horowitz abordó las alegaciones, protagonizadas entre otros por Trump, de que la investigación sobre los correos estaba favoreciendo a Clinton, aunque concluyó que "no hay pruebas de que las conclusiones del Departamento estuviesen afectadas por la parcialidad u otra consideración impropia" a favor de Clinton.

El inspector general ha examinado durante 18 meses si las políticas y procedimientos del FBI fueron o no coherentes entre sí, después de que el 5 de julio de 2016 Comey dijera que no debían presentarse cargos contra la exsecretaria de Estado y el 28 de octubre informara al Congreso que reabría la investigación.