El presidente de EEUU, Donald Trump, durante una rueda de prensa en Washington.

El presidente de EEUU, Donald Trump, durante una rueda de prensa en Washington. Carlos Barria Reuters

EEUU SUCESOS

Trump, "ansioso" por testificar ante el fiscal que investiga el 'Rusiagate'

Según el abogado del gobernante, Trump "quiere poner el asunto a descansar" y avanza que ya se han producido reuniones con el equipo de Robert Mueller. 

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, está "muy ansioso" de sentarse a testificar ante el fiscal especial que investiga la llamada trama rusa, Robert Mueller, según el abogado del gobernante, Ty Cobb.

En declaraciones al corresponsal de la cadena de televisión CBS Major Garrett para el podcast "The Takeout", Cobb aseguró que Trump "quiere poner el asunto a descansar" y que ya ha habido conversaciones con el equipo de Mueller sobre una posible reunión.

La semana pasada, el propio Trump consideró "improbable" que el fiscal especial que investiga la trama rusa le interrogue porque, según argumentó, "no hubo conspiración" entre su equipo de campaña con el Kremlin para perjudicar a su rival demócrata, Hillary Clinton, en las elecciones de 2016.

"Veremos qué pasa, pero cuando no hay conspiración y nadie la ha encontrado en ningún nivel, parece improbable que haya una entrevista", dijo el gobernante el pasado 10 de enero.

"No hubo absolutamente ninguna conspiración. Todo el mundo lo sabe. He estado once meses en la Casa Blanca y han tenido (los demócratas) esta falsa nube sobre esta Administración y le han hecho daño a nuestro Gobierno", agregó entonces el mandatario.

Según los medios locales, Mueller planteó la posibilidad de entrevistar a Trump durante una reunión a finales de diciembre con dos abogados del presidente, John Dowd y Jay Sekulow, y expresó su deseo de que el encuentro tuviera lugar en cuestión de semanas.

Según The Washington Post, el interrogatorio se centraría probablemente en una serie limitada de preguntas con parámetros muy claros, porque los abogados de Trump no se sienten cómodos con un formato de cuestionario abierto.

Trump ha tachado de "caza de brujas" las pesquisas de Mueller sobre la posible injerencia rusa en las elecciones de 2016 y la eventual coordinación con la campaña de Trump para perjudicar a Clinton, y ha asegurado que tiene garantías de que él mismo no está siendo investigado.