El proyectil ha sobrevolado Japón.

El proyectil ha sobrevolado Japón. Kim Kyung-Hoon Reuters

EEUU CRISIS NORCOREANA

“Ya basta”: EEUU promete consecuencias para Corea del Norte tras el misil

La Administración estadounidense ha señalado que "todas las opciones están sobre la mesa" para lidiar con las ambiciones armamentísticas norcoreanas.

P.M.C.

Japón despertó este martes con una alerta por misil procedente de Corea del Norte. El proyectil, disparado poco antes de las 6 de la mañana hora local, sobrevoló parte del país nipón para caer en el océano a algo de más de 1.000 al este de la isla de Hokkaido.

Una vez más el régimen de Kim Jong-un, que lleva más de una docena de ensayos armamentísticos en lo que va de año, ha reclamado el derecho a defenderse de amenazas extranjeras y culpado de la tensión en la región a Estados Unidos, que desarrolla maniobras militares con Corea del Sur.

Sin embargo, para algunos esta prueba balísticia ha supuesto una provocación más grave, que muestra la capacidad del régimen juche para alcanzar el territorio de estadounidense de Guam en el Pacífico, una posibilidad con la que Pionyang ha jugueteado recientemente.

“El lanzamiento más serio de Corea del Norte hasta la fecha. Extremadamente preocupante”, escribía en Twitter Christopher R. Hill, profesor en la Universidad de Denver que pilotara la delegación estadounidense en las negociaciones a seis bandas para frenar las ambiciones nucleares de Pionyang en la década pasada.

El primer ministro japonés, Shinzo Abe, calificaba esta acción del régimen norcoreano de amenaza “sin precedentes”, ya que hacía años que un proyectil de Corea del Norte no sobrevolaba el archipiélago nipón.

Jugando la carta de una hipotética intervención militar, la Casa Blanca ha advertido de nuevo que “todas las opciones están sobre la mesa” para lidiar con la crisis norcoreana, aunque el Pentágono ha afirmado que EEUU prefiere la vía pacífica para resolver el conflicto. Mientras, la embajadora de EEUU ante la ONU, Nikki Haley, ha asegurado que la provocación por parte de Pionyang es “inaceptable”.

Creo que algo serio tiene que pasar. Ya basta”, ha señalado Haley antes de participar en una reunión del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas convocada de urgencia a petición de EEUU, Japón y Corea del Sur.

A principios de mes el consejo endureció el cerco sobre el régimen juche, prohibiendo la exportación de recursos norcoreanos como el hierro o el carbón y mano de obra con el respaldo de China, el principal socio comercial de Corea del Norte.

Sin embargo, antes de la reunión del Consejo de Seguridad, parecían mostrarse reticentes a apretar todavía más las tuercas al régimen de Kim Jong-un.

Pekín ha cuestionado la efectividad de la presión internacional como fórmula para hacer que Pionyang entre en razón y ha reclamado que se aplique también la diplomacia, sugiriendo que Seúl y Washington suspendan las maniobras militares conjuntas en un gesto de buena voluntad.

Por su parte, Rusia auguraba que la imposición de más sanciones y una hipotética intervención militar podrían tener el efecto contrario al deseado.

Pese a la presión internacional, Corea del Norte ha logrado avanzar en el desarrollo de su programa armamentístico y la Administración Trump se va viendo cada vez con opciones más limitadas para cumplir su promesa de evitar que el régimen juche sea capaz de atacar EEUU.

Se piensa que un hipotético ataque quirúrgico en Corea del Norte no lograría impedir la muerte de millones de personas en Seúl, que se encuentra próxima a la frontera.