Donald Trump junto al indultado Arpaio  en una imagen de 2016.

Donald Trump junto al indultado Arpaio en una imagen de 2016. Brian Snyder Reuters

EEUU Política interior

Para Trump el indultado Arpaio es un "patriota" tratado de forma "injusta"

El exsheriff se hizo famoso en Estados Unidos por representar las políticas de mano dura con los inmigrantes indocumentados y las severas condiciones en la cárcel bajo su jurisdicción.

E. E. / Agencias

El presidente estadounidense, Donald Trump, calificó este lunes al polémico exsheriff de Maricopa (Arizona) Joe Arpaio, a quien indultó el pasado viernes, como un "patriota" tratado de manera "extremadamente injusta".

"Joe (Arpaio) es un patriota. Fue tratado de manera extremadamente injusta", sostuvo Trump en una rueda de prensa con el presidente de Finlandia, Sauli Niinisto, tras su encuentro en la Casa Blanca.

Arpaio, quien se enfrentaba a una condena de hasta medio año de cárcel tras ser considerado culpable de desacato a los tribunales por un caso de discriminación racial y citado a menudo como referente por Trump, se hizo famoso en Estados Unidos (EEUU) por representar las políticas de mano dura con los inmigrantes indocumentados y las severas condiciones en la cárcel bajo su jurisdicción.

"Hizo un gran trabajo para la gente de Arizona. Muy contundente en temas fronterizos, y respecto a la inmigración ilegal", agregó el mandatario.

Asimismo, Trump recordó que su predecesor en la Presidencia, Barack Obama, hizo lo mismo con Chelsea Manning, responsable de una masiva filtración de documentos de inteligencia, al defender su prerrogativa presidencial.

En el comunicado oficial de la Casa Blanca, emitido el pasado viernes, Trump subrayó que "el sheriff Joe Arpaio tiene 85 años, y tras más de 50 años de admirable servicio a la nación, merece un perdón presidencial".

El caso criminal de Arpaio se remonta casi una década atrás, cuando el Departamento de Justicia inició una investigación en su contra por violar los derechos civiles de los latinos a raíz de las numerosas quejas por lo que sucedía en Arizona.

De acuerdo con la investigación, los agentes a sus órdenes paraban a conductores unicamente por su aspecto racial, detenían a personas por la mera sospecha de que fueran indocumentados y los entregaban a las autoridades migratorias.