E. E. / Agencias

Las autoridades de Texas (EEUU) han elevado la cifra provisional de fallecidos por el paso del huracán Harvey en al menos ocho personas, seis de ellas en los alrededores de Houston, donde siguen las lluvias y miles de ciudadanos esperan aún a ser rescatados.

Seis de las víctimas mortales se produjeron en el condado de Harris, donde se encuentra la ciudad de Houston; una en Rockport, cerca de donde tocó tierra en la noche del pasado viernes el huracán en la costa del Golfo de México, y otra en Galveston.

El gobernador de Texas, George Abbott, advirtió en una rueda de prensa en la ciudad de Corpus Christi, 355 kilómetros al suroeste de Houston, de la magnitud de la catástrofe al subrayar que hay que "aceptar una realidad: estamos todavía comenzando el proceso de respuesta a esta tormenta".

Entre tanto, miles de residentes en Houston (Texas) se encuentran atrapados en sus casas por culpa de las "históricas inundaciones" que está provocando la ahora tormenta tropical Harvey, y esperan ser rescatados en las próximas horas, según informan las autoridades locales.

Rescates en Houston

Cerca de 300 personas fueron ya rescatadas de sus viviendas durante la pasada madrugada en esta ciudad texana, que está sufriendo inundaciones que superan el metro de altura en varias zonas, anunció su alcalde, el demócrata Sylvester Turner.

El regidor indicó en una rueda de prensa de que actualmente hay 5.500 personas repartidas en la veintena de refugios habilitados en esta localidad, una cifra que auguró que se incrementará "exponencialmente" en las próximas horas.

La Agencia Federal para la Gestión de Emergencias (FEMA) calcula que tendrán que alojar a más de 30.000 personas en los refugios a causa de las inundaciones sin precedentes dejadas por el huracán Harvey, que ha afectado especialmente al área de esta gran metrópolis.

"Nuestra atención está ahora puesta en atender a todas las personas que necesitan asistencia", afirmó Turner, que pidió "paciencia" a sus ciudadanos.

El mandatario recordó que los ancianos y las personas con discapacidades físicas tienen prioridad en el turno de peticiones de rescate.

Según datos del Centro de Emergencia de Houston recogidos por la agencia Efe, 75.000 llamadas relacionadas con esta catástrofe natural fueron procesadas desde el pasado viernes por la noche hasta este mismo lunes.

"Tenemos recursos estatales y federales suficientes para afrontar la situación", agregó el alcalde.

El mayor aguacero caído en Texas

El Servicio Meteorológico Nacional (NWS) pronosticó en un boletín que la cuarta ciudad más grande del país podría recibir hasta un metro y treinta centímetros de precipitaciones en algunas zonas, lo que sería la mayor cantidad jamás registrada en Texas.

En un comunicado, la Guardia Costera de EEUU informó de que ha realizado más de 2.000 rescates en el área de Houston y de Galveston, situada en la costa de Texas, incluyendo unos 200 rescates por vía aérea y más de 1.000 por agua.

Frente a esta situación, Abbott activó este mismo lunes el despliegue completo de la Guardia Nacional (fuerza militar de reserva que suele movilizarse en catástrofes naturales y situaciones de desorden público), lo que eleva a unos 12.000 el número de efectivos habilitados para ayudar.

El líder republicano revisó el daño causado por el huracán Harvey en la costa sureste de Texas, acompañado por los senadores John Cornyn y Ted Cruz. El presidente de EEUU, Donald Trump, viajará este martes junto a su esposa, Melania, a la ciudad de Corpus Christi para observar los efectos devastadores del ciclón, según apuntó la Casa Blanca.

Harvey tocó tierra en la noche del pasado viernes en la localidad costera de Rockport, situada unos 360 kilómetros al suroeste de Houston, como un huracán de categoría 4 en la escala de intensidad de Saffir-Simpson, de un máximo de 5.

En los últimos días ha perdido intensidad y el huracán ha dado paso a una tormenta tropical que ha causado "catastróficas inundaciones" en Houston y otros lugares, donde los equipos de rescate emplean decenas de helicópteros y lanchas para asistir a las personas que han quedado atrapadas por las inundaciones.