Trump y Obama, en el Despacho Oval durante el traspaso de poderes.

Trump y Obama, en el Despacho Oval durante el traspaso de poderes. Reuters

EEUU EEUU

Trump solicita al Congreso que investigue los presuntos pinchazos telefónicos

Este sábado el presidente norteamericano acusó a Obama de grabar conversaciones en su despacho antes de las elecciones de noviembre.

El presidente de EEUU, Donald Trump, ha solicitado al Congreso que investigue las presuntas escuchas a sus conversaciones antes de las elecciones de 2016 y determine si el Ejecutivo de Barack Obama abusó de sus poderes, informó este domingo el portavoz de la Casa Blanca, Sean Spicer.

"El presidente Donald J. Trump está pidiendo que como parte de su investigación de la actividad rusa, los comités de inteligencia del Congreso apliquen su autoridad de supervisión para determinar si los poderes de investigación del brazo ejecutivo fueron abusados en 2016", señaló Spicer en un comunicado.

Este sábado el mandatario acusó al expresidente Barack Obama, sin ofrecer pruebas, de haber ordenado la grabación de sus conversaciones en la Torre Trump de Nueva York antes de las elecciones de noviembre pasado, algo que Obama rechazó categóricamente.

Spicer remarcó que "las informaciones sobre investigaciones potencialmente políticamente motivadas justo antes de las elecciones de 2016 son muy preocupantes", sin aportar detalles del origen de estas.

Asimismo, subrayó que "ni la Casa Blanca ni el presidente ofrecerán más declaraciones hasta que esa supervisión se lleve a cabo".

Trump señaló directamente el sábado desde su hiperactiva cuenta de Twitter a Obama como responsable de las grabaciones de sus conversaciones en el edificio de Nueva York que lleva el nombre del magnate, sede su equipo de campaña electoral.

¡Terrible! Acabo de enterarme de que Obama tenía mis líneas pinchadas en la Torre Trump antes de la victoria. No se encontró nada. Esto es ¡McCarthyismo!", dijo Trump en su cuenta de Twitter, en alusión a la denominada "caza de brujas" de ese senador ultraderechista estadounidense durante los años cincuenta.

Trump, que regresa a Washington tras pasar el fin de semana en su residencia privada de Mar-a-Lago en Florida, equiparó las supuestas escuchas al escándalo del Watergate que acabó con la Presidencia de Richard Nixon en 1974.