Donald Lau, en una entrevista a la NBC.

Donald Lau, en una entrevista a la NBC. NBC

EEUU

El escritor de los mensajes de las galletas de la fortuna chinas se jubila a los 68 años

Donald Lau dice que, tras 30 años escribiendo los deseos de la suerte en el mayor productor de galletas chinas de EEUU, está bloqueado.

Donald Lau lleva más de 30 años escribiendo pequeños deseos que la gente busca desesperadamente cuando rompe una galleta china de la fortuna. Ahora, a los 68 años de edad, ha anunciado que lo deja. Está bloqueado. 

"Antes solía escribir unos 100 mensajes al año. El pasado, sólo pude escribir dos o tres al mes", aclara en una entrevista a la NBC.

Imagen de las galletas de la fortuna con sus mensajes.

Imagen de las galletas de la fortuna con sus mensajes.

Lau es el vicepresidente de Woonton Food, la empresa más importante en la distribución de noodles, wraps y galletas de la suerte en EEUU, y trabaja en el departamento financiero de donde no piensa retirarse.

Lo de los deseos es otra cosa. Por eso, en los últimos seis meses ha estado entrenando a un nuevo escritor que se haga cargo de esta tarea. Su sustituto es James Wong, de 43, y cuyo padre también fue uno de los ingenieros de la compañía.

Los chinos y los japoneses llevan décadas peleándose por erigirse en los creadores de estas famosas galletas de la fortuna. Según varias investigaciones, los japoneses serían los que iniciaron esta costumbre en EEUU, sin embargo, cuando la mayoría fueron llevados a campos de concentración en la II Guerra Mundial y tuvieron que cerrar sus negocios, la comunidad china popularizó este dulce y sus ansiados mensajes.

Lau reconoce que cayó por casualidad en el trabajo de escritor de fortunas. Trabajaba en 1980 en la compañía cuando Woonton Food adquirió la división de galletas y noodles. Su inglés era el mejor de entre todos los trabajadores así que le asignaron la tarea de actualizar todos los mensajes de la suerte que estaban en el archivo en ese momento.

"Creo que las primeras fortunas que escribí fueron bastante parecidas a las de la base de datos, que conocerás a un extraño y cosas así. Supongo que suenan más como horóscopos que como fortunas", aclara Lau.

Poco a poco, Donald Lau fue perfeccionando sus deseos a 120 caracteres utilizando las noticias que leía, lo que le contaban sus colegas o sus propias experiencias personales. De todas sus historias llevan más de 30 años soñando los consumidores estadounidenses.