Trump, en su despacho, hablando por teléfono.

Trump, en su despacho, hablando por teléfono. Reuters

EEUU

Trump y sus amenazas telefónicas

Según publican varios medios, Donald Trump le dijo a Peña Nieto que estaría dispuesto a enviar a su ejército y llegó a colgarle al presidente de Australia.

El presidente de EEUU, Donald Trump, sigue teniendo problemas con la diplomacia también cuando levanta el teléfono. La agencia de noticias AP y una periodista mexicana, Dolia Estévez, revelaron que el líder estadounidense habría amenazado al presidente de México, Enrique Peña Nieto, con enviar a los marines al país vecino.

La charla teléfonica se produjo el 27 de enero, y en ella, según varios medios, el presidente de EEUU le dijo a su homólogo mexicano: "Tienes a un montón de hombres malos ahí abajo. No estás haciendo lo suficiente para detenerlos. Creo que tu ejército está asustado. El nuestro no lo está, así que tal vez los mande abajo para encargarse de ello".

El Gobierno de México ha desmentido las versiones periodísticas sobre humillaciones y amenazas de Trump a Peña Nieto. La directora de Comunicación de la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE), Claudia Algorri, aseguró en una carta difundida a través de Twitter que el tono de la conversación fue constructivo.

En la misiva, la funcionaria mexicana sostiene que la información "está basada en absolutas falsedades y con evidente mala intención".

"Durante la llamada, el presidente Peña Nieto fue claro y enfático en señalar las diferencias de posiciones respecto a algunas afirmaciones hechas por el presidente Trump en público y que repitió durante su diálogo", explica la funcionaria. Sin embargo, las noticias dadas aseguran que Trump le dejó claro que EEUU no necesita ni a México ni a los mexicano."Vamos a construir el muro y ustedes van a pagar les guste o no", dijo Trump, de acuerdo con esas versiones.Pero no parece que sea el único desencuentro telefónico. Según publica The Washington Post, el presidente de EEUU le habría colgado el teléfono a su homólogo australiano, antes diciéndole que era la peor conversación que había tenido hasta el momento con líderes de distintos países.

La llamada duró sólo 25 minutos y se interrumpió por los improperios de Trump a un país tradicionalmente aliado de EEUU. Según los medios estadounidenses, el conflicto surgió cuando el primer ministro australiano insistió en que EEUU cumpliera el acuerdo de acoger a 1.250 refugiados de su país justo después del Muslim Ban.

El acuerdo, que se firmó con Obama, ha sido considerado por Trump como absurdo y le costó el primer cuelgue diplomático al líder australiano. La Casa Blanca sólo confirmó que la llamada había durado 25 minutos, y no la hora prevista, y que sirvió para "enfatizar la cercanía de la relación bilateral".

Trump volvió a usar Twitter si no para confirmar que le había dado el cuelgue a su homólogo australiano sí para decir que no están de acuerdo con el acuerdo que Obama firmó con los australianos. "Es estúpido", aseguró.