Trump defiende la tortura en los interrogatorios de la lucha antiterrorista.

Trump defiende la tortura en los interrogatorios de la lucha antiterrorista. Kevin Lamarque Reuters

EEUU

Trump vuelve a defender el ahogamiento simulado frente al rechazo de la CIA

Nunca ocultó su apoyo a este método de tortura, aunque asegura que dejará la decisión en manos de su gabinete, incluido el jefe de la CIA. 

"Estoy absolutamente convencido de que funcionan", dijo Trump en su primera entrevista a fondo como presidente de la Casa Blanca emitida el miércoles por ABC News, en referencia a las técnicas de interrogatorio utilizadas en el pasado en la lucha contra el terrorismo y que Barack Obama prohibió al llegar al poder en 2009. Tácticas como el ahogamiento simulado o waterboarding están consideradas torturas por organismos internacionales, pero según el nuevo presidente de Estados Unidos, sus jefes de inteligencia también consideran que técnicas como esa pueden dar resultados en la lucha antiterrorista.

"He hablado con personas en lo más alto de la cúpula de inteligencia y les he preguntado si la tortura funciona y la respuesta fue sí", subrayó. "Quiero mantener al país seguro. Cuando están cortando cabezas de los nuestros y otros por ser cristianos en Oriente Medio y el Estado Islámico hace cosas propias de la Edad Media, ¿que si me preocupa el ahogamiento simulado? Combatiremos fuego con fuego".

A pesar de ello, Donald Trump se comprometió a escuchar a su gabinete, especialmente al secretario de Defensa, James Mattis, y al director de la Agencia Central de Inteligencia (CIA), Mike Pompeo. "Voy a confiar en Pompeo, Mattis y mi grupo y si no lo quieren hacer, está bien. Y si lo quieren hacer, trabajaré con ese fin dentro de los límites de lo que se puede hacer legalmente", aseguró.

Durante la campaña electoral, Trump fue mucho más directo al asegurar que apoyaba el "ahogamiento simulado" y "cosas mucho peores"."¿Que si apoyo el ahogamiento simulado? Te puedes apostar el culo a que sí", llegó a decir, recuerda Efe.

El "ahogamiento simulado", la privación de sueño, el uso de perros agresivos, los gritos, los golpes o la humillación fueron algunas de las técnicas de "interrogatorios forzados" que comenzó a emplear Estados Unidos bajo la batuta del presidente republicano George W. Bush tras los atentados terroristas del 11 de septiembre de 2001.

Obama firmó órdenes ejecutivas al llegar a la Casa Blanca en 2009 para poner fin a esas prácticas y el Senado legisló en contra de esos métodos en 2015.

Durante su audiencia de confirmación como director de la CIA, Pompeo aseguró que no apoya la vuelta a "interrogatorios forzados", aunque se ha mostrado abierto a modificar el manual que regula los interrogatorios que recaen en personal militar o de inteligencia.

En la misma entrevista con la ABC, Trump anunció que la construcción de la ampliación del muro con México comenzará en cuestión de "meses". 

Minutos antes de la emisión de la entrevista, el presidente de Estados Unidos comentó a través de su cuenta de Twitter que su deber es "proteger la vida de los estadounidenses".