Un hombre mira los incendios de la Amazonía.

Un hombre mira los incendios de la Amazonía. Reuters

América

Brasil rechaza la ayuda del G7 para los incendios de la Amazonía: "La situación está bajo control"

"Agradecemos (la oferta), pero tal vez esos recursos sean más relevantes para reforestar Europa", dijo el jefe del gabinete de Bolsonaro.

Noticias relacionadas

El gobierno brasileño ha rechazado la ayuda del G7 para combatir los incendios en el Amazonas y aseguró que la situación está "bajo control", en una escalada de tensión diplomática entre el presidente Jair Bolsonaro y su homólogo francés Emmanuel Macron.

"Agradecemos (la oferta), pero tal vez esos recursos sean más relevantes para reforestar Europa", dijo el jefe del gabinete de Bolsonaro, Onyx Lorenzoni, a la página web G1, al referirse al fondo de 20 millones de dólares para los países amazónicos que anunció Macron durante la cumbre del G7 en Biarritz, sur de Francia.

"Macron no logra siquiera evitar un previsible incendio en una iglesia que es un patrimonio de la humanidad y ¿qué pretende enseñarle a nuestro país?", desafió Lorenzoni, en referencia al incendio que devastó Notre-Dame de París en abril pasado.

Continúa el drama en el Amazonas con un millón de hectáreas quemadas

"Él tiene mucho que cuidar en su casa y en las colonias francesas", agregó, en alusión a los territorios franceses de ultramar, entre los que figura la Guayana Francesa, limítrofe con Brasil.

En los últimos días, Bolsonaro había acusado al gobernante francés de "disfrazar sus intenciones sobre la Amazonía detrás de la idea de que una 'alianza' de los países del G7 para 'salvar' la Amazonía, como si fuésemos una colonia o una tierra de nadie".

También el ministro de Relaciones Exteriores de Brasil, Ernesto Araújo, comentó: "Está muy evidente el esfuerzo, por parte de algunas corrientes políticas, de extrapolar cuestiones ambientales reales transformándolas en una 'crisis' fabricada, como pretexto para introducir mecanismos de control externo de la Amazonia".

"Brasil no aceptará ninguna iniciativa que implique relativizar la soberanía sobre su territorio, cualquiera que sea el pretexto y cualquiera que sea el ropaje", agregó el canciller.

Nuevos incendios

Entre sábado y domingo se registraron 1.113 nuevos incendios y en lo que va de año se reportaron 80.626 en todo Brasil, un 78% más que en el mismo periodo de 2018, según datos del Instituto Nacional de Investigación Espacial (INPE). Más de la mitad queman la región amazónica.

Pero el ministro de Defensa, Fernando Azevedo e Silva, afirmó este lunes que la situación "está bajo control" y que por ahora solo "preocupa un poco" el fuego reportado en los estados de Acre, Rondonia y Pará (norte).

"Se ha exagerado un poco de que la situación está fuera de control, no lo está. Tuvimos picos de incendios mucho mayores en otros años", dijo Azevedo e Silva.

Tras la emergencia que se vive en la región amazónica por los incendios, y después de que el Presidente Jair Bolsonaro autorizara el uso de las Fuerzas Militares en los estados amazónicos que así lo solicitaron para ayudar a apaciguar las llamas, el ministro de Justicia, Sergio Moro, dio carta blanca este fin de semana para que miembros de la FNSP se trasladaran a los estados de Pará y Rondonia.

Al menos 10 militares y 30 bomberos han llegado entre el sábado y este lunes a esas regiones del país. La actuación de la Fuerza Nacional se prolongará hasta el 31 de octubre y podrá prorrogarse si fuese necesario, según informó el ministro Moro.

Azevedo e Silva indicó que el despliegue de más de 2.500 militares, cientos de vehículos y decenas de aeronaves han ayudado a aplacar los incendios y que los los focos ígneos han disminuido igualmente gracias a las lluvias en el oeste de la Amazonía. El ministro indicó que además se espera reforzar el combate contra el fuego con brigadistas y aviones cisternas ofrecidos por Chile y Ecuador.

En los próximos días, Israel también enviará "100 toneladas de material anti incendios" para evitar la expansión de los incendios, dijo a la AFP la portavoz de la embajada israelí en Brasil. La ayuda fue pactada el domingo por el primer ministro Benjamin Netanyahu y Bolsonaro en una conversación telefónica.