Un operador de Wall Street

Un operador de Wall Street Efe

América

Wall Street no encaja las injerencias rusas y baja un 0,39% en media sesión

El Dow Jones ha caído hasta los 24.176,53 enteros, pendiente también de la reforma laboral.

Wall Street ampliaba este viernes las pérdidas y a media sesión el Dow Jones, su principal índice, bajaba un 0,39 %, pendiente de la reforma fiscal en EE.UU. y de las últimas noticias sobre los posibles lazos entre Rusia y la campaña de Donald Trump.

Ese índice bajaba ahora 95,82 puntos hasta 24.176,53 enteros, mientras que el selectivo S&P 500 perdía un 0,49 % hasta 2.634,54 unidades y el índice compuesto del mercado Nasdaq caía un 0,77 % hasta 6.821,29 puntos.

Los operadores del parqué neoyorquino apostaban ahora claramente por las ventas en una jornada en la que estaban pendientes de la votación en el Senado de la reforma fiscal y de las últimas noticias sobre la supuesta injerencia rusa en las elecciones del año pasado en EE.UU.

Michael Flynn, exasesor de Seguridad Nacional del presidente Trump, se ha declarado culpable de haber mentido al FBI sobre sus contactos con el embajador ruso durante la pasada campaña, hechos por los que podría ser condenado a cinco años de cárcel.

El proceso contra Flynn es producto de la investigación que se abrió en mayo para examinar los posibles lazos entre Rusia y la campaña de Trump para influir en las elecciones presidenciales de 2016 en EE.UU. y favorecer la victoria del magnate republicano.

Casi todos los sectores en Wall Street registraban pérdidas, como el tecnológico (-1,03 %), el industrial (-0,98 %), el financiero (-0,48 %) o el de materias primas (-0,06 %), mientras que sólo subía el energético (0,80 %).

General Electric (-2,06 %) seguía liderando las pérdidas en el Dow Jones, junto a Boeing (-1,27 %) y UnitedHealth (-1,19 %), mientras que al otro lado encabezaba las ganancias Merck (0,75 %), junto a Walt Disney (0,44 %) y Chevron (0,40 %).

En otros mercados, el petróleo de Texas subía a 58,30 dólares, el oro avanzaba a 1.286,8 dólares, la rentabilidad de la deuda pública a diez años retrocedía al 2,349 % y el dólar perdía terreno ante el euro, que se cambiaba a 1,1908 dólares.