Jorge Acosta (i) y Alfredo Astiz (d) escuchan la sentencia del tribunal.

Jorge Acosta (i) y Alfredo Astiz (d) escuchan la sentencia del tribunal. Marcos Brindicci Reuters

América Derechos humanos

Cadena perpetua para los exmilitares Acosta y Astiz por los crímenes cometidos en la dictadura argentina

El tribunal dictaminó en su sentencia que todos los delitos atribuidos a los acusados son crímenes de "lesa humanidad" y "por ende son imprescriptibles".

Los exmilitares argentinos Jorge Eduardo Acosta y Alfredo Astiz fueron condenados este miércoles a prisión perpetua por crímenes cometidos durante la última dictadura en Argentina (1976-1983), en la Escuela de Mecánica de la Armada (ESMA).

Un tribunal federal de Buenos Aires condenó a reclusión perpetua a Jorge Eduardo 'el Tigre' Acosta, excapitán de fragata y exjefe de Inteligencia y del Grupo de Tareas de la ESMA, la misma pena que impuso al excapitán de la Armada y agente de inteligencia Alfredo Astiz, conocido como el 'Ángel Rubio' o el 'Ángel de la muerte'.

La decisión de la corte ha llegado después de cinco años de audiencias, en el mayor juicio por delitos de lesa humanidad celebrado hasta ahora en Argentina y en el que están acusadas un total de 54 personas, entre ellas el excapitán de corbeta Ricardo Miguel Cavallo y el piloto de la línea aérea holandesa Transavia y marino retirado Julio César Poch, ambos extraditados desde España.

A los acusados, entre quienes también hay civiles, se les atribuyen 789 delitos de secuestros, torturas y homicidios cometidos en la ESMA, donde funcionó de facto la mayor cárcel clandestina del régimen militar argentino y donde se calcula que estuvieron detenidas ilegalmente cerca de 5.000 personas.

El tribunal dictaminó en su sentencia que todos estos delitos son crímenes de "lesa humanidad" y "por ende son imprescriptibles".

Los jueces condenaron a prisión perpetua a Acosta y Astiz por centenares de hechos, aunque en el caso del primero fue absuelto de 58 acusaciones y el segundo de 50.

El mismo tribunal condenó a prisión perpetua a Mario Daniel Arru, Randolfo Agusti Scacchi y Juan Antonio Azic; a 13 años de cárcel a Juan Arturo Alomar y a 8 años y medio de prisión a Paulino Omar Altamira.

Absolvió, sin embargo, al economista Juan Ernesto Alemann, exsecretario de Hacienda del gobierno dictatorial. Se prevé que la lectura total del veredicto dure varias horas.

Éste es el tercer juicio, que se celebra por delitos cometidos en la ESMA, pero ha sido el más prolongado de ellos, con cinco años de audiencias.

Por la cantidad de imputados, los casos comprendidos y el números de testigos que han declarado (entre ellos 400 sobrevivientes) es considerado el mayor proceso por delitos en la dictadura celebrado hasta ahora por la Justicia penal en Argentina.

"Ha sido el juicio más largo en cantidad de imputados y en cantidad de víctimas", destacó a Efe Diego Adur, sobrino de Claudio César Adur, detenido desaparecido en 1976 junto a su esposa, Bibiana Martini.

Secuestros, torturas, homicidios y apropiación de menores son algunos de los horrores investigados en este juicio, entre ellos los escalofriantes "vuelos de la muerte", en los que se arrojaba al mar a personas secuestradas.

Entre otros casos emblemáticos, el juicio incluyó las desapariciones de la joven sueca Dagmar Hagelin, de la dirigente de la guerrilla Montoneros Norma Arrostito, de las religiosas francesas Léonie Duquet y Alice Domon y de Azucena Villaflor, fundadora de las Madres de Plaza de Mayo.