Cristina Fernández de Kirchner durante un acto electoral en Buenos Aires.

Cristina Fernández de Kirchner durante un acto electoral en Buenos Aires. Marcos Brindicci Reuters

América Argentina-Venezuela

Kirchner cambia de opinión sobre Venezuela: "No hay Estado de derecho"

La expresidenta argentina mantuvo una fuerte amistad con Hugo Chávez, de quien dijo que "ayudó" a su país "cuando el mundo nos había dado la espalda".

La expresidenta de Argentina y actual candidata a senadora, Cristina Fernández de Kirchner (2007-2015), ha reconocido este viernes que en Venezuela "no hay Estado de derecho", pero ha remarcado que en su país tampoco, al tiempo que ha criticado que se fije la atención en la nación caribeña y no en países donde cree que "no hay democracia".

"¿En Venezuela hay presos políticos? Sí. ¿Acá hay presos políticos? Yo creo que acá hay presos políticos y persecución política", ha subrayado la ex jefa de Estado en una entrevista con el portal Infobae.

En opinión de Fernández, que mantuvo una estrecha relación con el expresidente venezolano Hugo Chávez y el actual, Nicolás Maduro, la democracia "está en emergencia en toda América Latina", y ha reprochado especialmente que se elija cargar contra Venezuela y no contra otros países como México, donde hay "una violencia institucional, física, gente que desaparece" y "miles de muertos".

"En Venezuela, con todas las dificultades de un país dividido y partido en dos donde hay severos enfrentamientos... no contribuye para nada que azucemos de un lado o de otro", puntualizó. En su opinión, "posiblemente esté muy cuestionado el Estado de derecho" en el país caribeño, "porque hay un estado de división y de fractura muy fuerte".

"No estoy diciendo que todo es maravilloso. Pero, cuando calificamos y analizamos, tenemos que tener el mismo parámetro. No puede ser que lo que nos parece una persecución política allá, acá no nos parezca", dijo, al mostrarse convencida de que en Venezuela "no hay Estado de derecho", pero en Argentina tampoco.

Los Kirchner: aliados del chavismo

La amistad de los Kirchner con el chavismo es de sobra conocida. Tras la muerte de Hugo Chávez, la expresidenta colgó en la Galería de los Patriotas Latinoamericanos de la Casa Rosada, sede de la Presidencia argentina, un cuadro con la imagen del líder bolivariano a modo de tributo. Su retrato descanso junto al de otros grandes símbolos de la izquierda latinoamericana, como el Che Guevara, Salvador Allende, Juan Domingo Perón o Eva Duarte.

"Se negaron a descansar porque para ellos la vida era luchar y, como los árboles, si era necesario, morir de pie. No fueron hombres de la comodidad, vinieron a este mundo a incomodar a los poderosos", dijo sobre todos estos personajes Fernández de Kirchner.

Durante su funeral, Cristina Fernández se fundió en elogios hacia Hugo Chavez. De él llego a decir cosas como que "Hugo confiaba en las infinitas fuerzas del pueblo". "Recordarle a él es recordar a quien nos ayudó en tiempos difíciles [...] Él se interesaba en todo y te prestaba atención siempre", aseguró entonces Kirchner. "Él nos ayudo cuando el mundo nos había dado la espalda".

Palabras para Macri

Candidata al Senado para las elecciones legislativas del próximo 22 de octubre, ha añadido que en la actualidad, durante el mandato de su sucesor, el conservador Mauricio Macri, no hay una justicia "imparcial" ni "confiable" y ha considerado que Milagro Sala, diputada del Mercosur por el kirchnerista Frente para la Victoria y acusada de diversos delitos de corrupción, es una "presa política".

"El presidente, a todo aquel que no piensa como él, sea un juez laboralista, abogado laboralista, sindicalista u opositor, los considera mafiosos", ha criticado. No obstante, se ha deslindado de una de las frases más pronunciadas por algunos de los seguidores del kirchnerismo: "Macri, basura, vos sos la dictadura". "No la comparto", ha afirmadola viuda del también exmandatario Néstor Kirchner (2003-2007).

Asimismo, de Brasil ha criticado el juicio de destitución contra la anterior jefa de Estado, Dilma Rousseff. "La elección de Venezuela únicamente como un 'leading case' (caso de referencia) en donde no hay democracia y (decir que) en todo el resto de la región funciona la democracia es una falacia", consideró.