Luisa Ortega durante su intervención en la reunión de Mercosur.

Luisa Ortega durante su intervención en la reunión de Mercosur. EFE

América Venezuela

Luisa Ortega: Diosdado Cabello recibió 100 millones de dólares de Odebrecht

El dirigente chavista habría recibido la cantidad a través de una empresa española, mientras que la exfiscal dice tener también pruebas contra Maduro.

Noticias relacionadas

La exfiscal de Venezuela Luisa Ortega, que abandonó el país tras ser acusada de traición por el Gobierno de Nicolás Maduro, ha afirmado este miércoles tener pruebas de que el dirigente chavista Diosdado Cabello recibió 100 millones de dólares de la constructora brasileña Odebrecht.

Ortega ha asegurado que el dinero fue depositado en una "empresa española", propiedad de los primos de Cabello, Luis Alfredo Campos Cabello y Jerson Jesús Campos Cabello, y denominada TSE Arietis.

En sus declaraciones a la prensa ha subrayado que entregará las pruebas a las autoridades de distintos países, entre ellos Estados Unidos, Colombia y España, "para que se investigue" en "virtud del principio de jurisdicción universal".

La exfiscal general, que llegó esta madrugada a Brasilia para asistir como invitada especial a una reunión de fiscales del Mercosur (Argentina, Brasil, Uruguay y Paraguay más Venezuela que ha sido suspendida políticamente), ha asegurado que también tiene pruebas que "comprometen" a Maduro. Según sus informaciones, el presidente venezolano sería dueño de una empresa mexicana contratada por el Estado venezolano para la distribución de bolsas CLAP.

Acusada por el chavismo

"En Venezuela no hay justicia", ha denunciado Ortega, que también se ha reunido con el canciller brasileño, Aloysio Nunes, que llegó a Brasil pocas horas después de que Maduro anunciara que le pedirá a Interpol su captura y la su esposo, el diputado chavista Germán Ferrer.

Ortega, a quien el Gobierno de Colombia ha ofrecido asilo, fue destituida de su cargo el pasado 5 de agosto por la oficialista Asamblea Nacional Constituyente (ANC), que la acusa de haber cometido "actos inmorales". Contra su esposo se dictó una orden de captura al ser acusado por la Constituyente y por el nuevo fiscal general de integrare una trama de extorsión que presuntamente operaba desde la Fiscalía.