Lenín Moreno y su antecesor, Rafael Correa.

Lenín Moreno y su antecesor, Rafael Correa. Reuters

América Ecuador

Lenín Moreno retira las funciones a su vicepresidente

La crisis del partido gobernante en Ecuador se agrava en medio de la confrontación entre el presidente y Jorge Glas. 

Noticias relacionadas

El presidente de Ecuador, Lenín Moreno, ha retirado las funciones asignadas a su vicepresidente, Jorge Glas, con quien mantiene una confrontación verbal que ha supuesto un resquebrajamiento en las filas de la Revolución Ciudadana, que ambos pregonan.

Moreno derogó el decreto ejecutivo número 9, suscrito el pasado 24 de mayo, cuando asumió el poder, lo que significa el retiro de "todas las funciones asignadas al vicepresidente de la República".

También retiró a Glas la misión de integrar el Comité Ejecutivo del Consejo Consultivo Productivo y Tributario, así como del Comité para la reconstrucción de las zonas afectas por el terremoto de abril de 2016, en las provincias costeras de Manabí y Esmeraldas.

En el decreto suscrito este jueves, Moreno asegura que la Revolución Ciudadana, el proyecto aplicado por el expresidente Rafael Correa en 2007 y del que Moreno y Glas -a su turno- ocuparon la Vicepresidencia, "radica en una nueva forma de convivencia social en diversidad y armonía, para alcanzar el buen vivir".

Según Moreno, Glas no entendió bien el mensaje de que la lealtad y el compromiso asumido por el proyecto de la Revolución Ciudadana "implican servir a la patria en unidad de esfuerzos".

Glas no quiere renunciar

Ello en referencia a las duras críticas que Glas lanzó el miércoles contra Moreno, especialmente sobre un supuesto pacto con el expresidente populista Abdalá Bucaram, para ubicar en puestos claves de la administración a personajes vinculados con él.

Tras conocer la cesación de sus funciones, Glas convocó a una rueda de prensa en su despacho en Quito para denunciar que, además, se le había retirado la posibilidad de uso del avión presidencial, como muestra de una presunta "retaliación (sic)" o revancha en su contra.

Glas ratificó que no renunciará al cargo y que cumplirá los cuatro años para los que fue electo como vicepresidente en fórmula electoral con Moreno, en los comicios del pasado 2 de abril. Y como ya no tiene funciones asignadas por el presidente, Glas dijo que se dedicará a pasar más tiempo con el pueblo.