Los manifestantes chocan contra las fuerzas de seguridad en Venezuela.

Los manifestantes chocan contra las fuerzas de seguridad en Venezuela. A. M. Casares Reuters

América VENEZUELA

Dos muertos y 367 detenidos en Venezuela en la huelga opositora contra Maduro

Las víctimas, dos jóvenes 24 y 22 años, se fallecieron en distintas protestas a lo largo del país. Los disturbios se producen días después de la celebración de un referendo.

20 julio, 2017 19:56

Noticias relacionadas

El paro cívico convocado este jueves por la oposición venezolana contra el presidente, Nicolás Maduro, y sus planes de organizar una Asamblea Constituyente se ha saldado con dos muertos y 367 detenidos en todo el país, según ha informado la organización Foro Penal.



El primer fallecido se produjo en Los Teques, capital del estado de Miranda, donde el joven Ronney Tejera, de 24 años, ha muerto presuntamente, según los vecinos, a manos de Policía y los llamados "colectivos", como se conoce popularmente a las milicias 'chavistas'. La Fiscalía ya ha abierto una investigación sobre los hechos.



Según ha explicado la Fiscalía en un comunicado, se ha producido una "situación irregular" mientras un grupo de personas se manifestaba en Los Teques "durante la cual el joven resultó herido por un arma de fuego, acción que le ocasionó la muerte de inmediato". Además, ha precisado, otras personas más resultaron heridas. 



Horas más tarde, otro manifestante ha muerto en Valencia, en el estado de Carabobo, presuntamente por el impacto de un bote de gas lacrimógeno en el tórax, según ha informado el director de la organización Foro Penal, Alfredo Romero, identificando a la víctima como Andrés Uzcátegui, de 22 años



En lo que se refiere a los detenidos, según Romero, se trata del segundo día con mayor número de arrestos desde que comenzaron las protestas contra Maduro el pasado 1 de abril. El pasado 19 de abril, Foro Penal contabilizó 521 arrestados. 



Jornada de huelga

Los convocantes del paro de este jueves a la misma hora del día siguiente- instaba a negocios y trabajadores a parar su actividad, y pedía a los vecinos que cortaran al tráfico las calles.

La jornada de huelga y los cortes de calles han tenido una incidencia desigual en distintas zonas de las ciudades de Venezuela. En algunas de las áreas las calles están cortadas al tráfico con basura, escombros, ramas de árbol y tapas de alcantarilla levantadas, y los comercios no han abierto sus puertas al público.

Los municipios El Hatillo, Chacao y Sucre, bastiones del antichavismo y gobernados por opositores, tienen sus actividades prácticamente paralizadas y la mayoría de sus calles han sido tomadas por manifestantes desde las 7.00 horas (11.00 GMT), lo que ha impedido funcionamiento del transporte público, como constató Efe.

Sólo algunos pocos comercios y las instituciones bancarias operan con normalidad, éstas últimas por la decisión repentina del Gobierno venezolano de pagar a los pensionistas en esta jornada, lo que ocasiona largas filas de ancianos en varios bancos.

El "paro cívico" es parte de la "fase superior" de presión de los opositores contra el Gobierno de Nicolás Maduro activada tras una consulta del domingo pasado, celebrada por la oposición sin el reconocimiento del oficialismo y en la que participaron 7,5 millones de venezolanos, según los organizadores.

El paro en los comercios y oficinas es mayor en la zona este de la ciudad que en el oeste, sede de los poderes públicos del país y gobernado por el chavismo, donde la jornada se desarrolla con aparente normalidad.

Miembos de la Guardia Nacional Bolivariana de Venezuela (GNB) han comenzado a dispersar protestas opositoras en varias zonas de Caracas, con motivo de un "paro cívico nacional" de 24 horas.

Los manifestantes en la avenida Rómulo Gallegos, en el municipio Sucre de Caracas, en el este, han sido dispersados por los agentes militares con gases lacrimógenos y perdigones para intentar restablecer el tránsito en la calle.

Decenas de personas estaban en el lugar desde muy temprano cerrando las vías con barricadas de basura y objetos para impedir el paso de vehículos, como una forma de protesta adicional al paro de trabajadores acatado parcialmente en la ciudad.

En el sector El Paraíso, en el oeste de la capital venezolana, también ha cerrado por los propios habitantes y manifestantes con árboles, escombros y basura, pese a que al menos en una ocasión la GNB repelió la manifestación y detuvo al menos a tres personas, dijeron a Efe vecinos de la zona.

Una situación similar se ha registrado en Montalbán, donde la GNB ha disparado lacrimógenas y perdigones para sacar a los manifestantes de las calles, pero poco después se ha retomado la protesta.

Grupos de encapuchados, denominados por la oposición venezolana como "la resistencia", han hecho frente a los funcionarios militares en algunos de estos puntos.

El concejal opositor Jesús Armas ha difundido en Twitter imágenes del momento en el que una tanqueta de la GNB ingresó a la residencia Los Verdes, en el Paraíso, disparando gases contra quienes se encontraba en las afueras del edificio.

"Destruyeron nuevamente los portones de Res. Paraíso (Los Verdes) y atacaron nuevamente a los edificios. ¿Hasta cuándo el ensañamiento?", indicó en un mensaje.