La ONU ha confirmado la entrega de las armas individuales de los guerrilleros.

La ONU ha confirmado la entrega de las armas individuales de los guerrilleros. Jose Miguel Gomez Reuters

América COLOMBIA

Timochenko: "Las FARC no terminan, ponemos fin al alzamiento armado"

Las FARC inician la transición hacia la vida civil y política después de que la ONU verificara la dejación de armas.

El líder guerrillero Rodrigo Londoño 'Timochenko' ha proclamado que las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) se desintegran como grupo armado para constituirse en movimiento político en un acto para conmemorar la dejación de las armas por parte de los insurgentes.

"Este día no termina la existencia de las FARC. En realidad, a lo que ponemos fin es a nuestro alzamiento armado de 53 años, pues seguiremos existiendo en un movimiento de carácter legal y democrático que desarrollará su accionario ideológico, político, organizativo y propagandístico por vías exclusivamente democráticas", ha afirmado en compañía de guerrilleros, representantes de Naciones Unidas y el presidente de la República, Juan Manuel Santos.

La Misión de la ONU en Colombia informó el lunes de que había recibido las 7.132 armas registradas de los integrantes de las FARC, concentrados en 26 campamentos para el desarme. Este martes Gobierno e insurgentes anunciaron que las FARC dejaban de ser guerrilla tras décadas de conflicto.

"Miembros hoy excombatientes de las FARC (...) Les tomo su palabra, Colombia entera les toma su palabra", ha advertido Santos, que ha celebrado este martes como el fin de un conflicto que se ha cobrado más de 200.000 vidas. "Su palabra será su única arma".

Pero aunque la ONU ha recibido las armas de los guerrilleros, 700 quedarán en manos de las FARC mientras permanecen en las zonas de concentración para poder protegerse. Asimismo, todavía queda pendiente desmantelar más de 800 escondites de armamento, ya que por ahora sólo se han desactivado 77. Las armas serán fundidas para erigir tres estatuas en Colombia, Cuba y EEUU.

Los más de 6.000 miembros de la guerrilla emprenden el camino a la reinserción: algunos serán amnistiados, mientras que otros se someterán a un sistema de justicia especial. Los bienes acumulados por las actividades delictivas del grupo -que la Fiscalía cifra en miles de millones de dólares- se destinarán a reparar a las víctimas y financiar la reincorporación de los combatientes a la sociedad y las FARC deben entregar su inventario antes de agosto.

En los próximos meses las FARC se convertirán en un partido político para cambiar las balas por sufragios. Tengan o no éxito en las urnas, el movimiento resultante tendrá asegurados cinco escaños en ambas cámaras del Congreso durante dos legislaturas. La incorporación de la guerrilla en la vida política ha sido uno de los temas más espinosos del proceso de paz promovido por Santos, que pese a haber recibido el Nobel de la Paz goza de escasa popularidad entre el electorado.

El jefe de la misión local de la ONU, Jean Arnault, ha alabado el desarrollo del proceso de desarme y recomendado a Naciones Unidas tomar nota para aplicar las enseñanzas del caso colombiano en otros conflictos. "El compromiso con la dejación de armas ha sido honrado de conformidad con la hoja de ruta", ha afirmado.

Pero pese al ambiente festivo en el acto en Mesetas (interior), Timochenko ha denunciado obstáculos en la puesta en práctica del acuerdo de paz, que fue ratificado por el poder Legislativo después de que saliera derrotado en referéndum y posteriormente revisado. "Los acuerdos son sagrados, se firman para cumplirlos", ha afirmado.