Las protestas en contra del presidente se suceden en las calles brasileñas.

Las protestas en contra del presidente se suceden en las calles brasileñas. Reuters

América

Temer cambia al ministro de Justicia en plena crisis política

El sustituto de Osmar Serraglio será el actual titular de la cartera de Transparencia, Torquato Jardim.

Noticias relacionadas

El presidente de Brasil, Michel Temer, ha decidido este domingo sustituir al actual ministro de Justicia, Osmar Serraglio, por el titular de la cartera de Transparencia, Torquato Jardim, en medio de la crisis política que ha puesto contra las cuerdas al mandatario por sospechas de corrupción.

Fuentes de la presidencia de Brasil confirmaron ese cambio, pero no especificaron si Serraglio tendrá un nuevo puesto o abandonará por completo el Ejecutivo de Temer.

Serraglio, un abogado con casi dos décadas de vida parlamentaria y afiliado al Partido del Movimiento Democrático Brasileño (PMDB), que lidera Temer, había sido designado en febrero pasado ministro de Justicia por el propio jefe de Estado.

"En el punto de mira"

Esas mismas fuentes tampoco especificaron los motivos del cambio, pero el diario 'O Globo' apunta que se debe a que Serraglio "está en el punto de mira de las investigaciones de la operación 'Carne Fraca' (Carne Débil)", que destapó en marzo una mafia de productores que sobornaba a fiscales sanitarios para vender carnes en mal estado o adulteradas.

Como ministro de Justicia, Torquato Jardim tendrá bajo su dirección a la Policía Federal, que junto con el Ministerio Público y el Supremo está al frente de las investigaciones anticorrupción.

En una entrevista con Efe en pasado marzo, Jardim dijo que las numerosas tramas corruptas destapadas en Brasil son "un problema de la naturaleza humana", que debe ser combatido local y globalmente.

Este relevo ministerial se produce en medio de la peor crisis que vive el Gobierno de Temer desde que asumió la presidencia en mayo de 2016, provocada por los testimonios a la Justicia de varios ejecutivos del grupo cárnico JBS ya que implicaron directamente al mandatario en un grave escándalo de corrupción.

Acusación de sobornos

Los ejecutivos del grupo JBS acusaron a Temer de recibir sobornos desde 2010, aportaron una explosiva grabación, en la que el mandatario escucha en silencio o consiente posibles delitos y revelaron además haber pagado sobornos a 1.829 políticos de 28 partidos diferentes a cambios de "favores" para la compañía.

En base a eso, la Corte Suprema ha abierto una investigación contra el jefe de Estado por supuesta corrupción pasiva, obstrucción a la Justicia y asociación ilícita.

Desde entonces, el Gobierno de Temer ha perdido el apoyo varios partidos de su base oficial e incluso la oposición y algunos legisladores aliados han exigido su inmediata renuncia.