Palos y gases lacrimógenos: asi actúa la policía marroquí contra los manifestantes del Rif

África

Palos y gases lacrimógenos: asi actúa la policía marroquí contra los manifestantes del Rif

Decenas de civiles resultaron heridos pero no acuden a los hospitales por miedo a ser detenidos por las autoridades, que han cercado Alhucemas en el último día del Ramadán. 

E.E.

"Que nos maten a todos. Que nos arresten. Continuaremos nuestra lucha pacífica hasta la liberación de todos los detenidos". Así definía uno de los manifestantes marroquíes que este lunes salió a la calle en la provincia rifeña de Alhucemas para reclamar la liberación de más de un centenar de activistas detenidos. 

En el centro de la ciudad marroquí los antidisturbios se emplearon a fondo para dispersar la manifestación y emplearon gases lacrimógenas y porras. Como muestran las imágenes, la policía usó la fuerza para parar la concentración y se produjeron varios heridos y detenidos.Los servicios de seguridad paralizaron la circulación a personas y vehículos en la provincia rifeña de Alhucemas para evitar la celebración de la multitudinaria protesta.

Una fuente médica informó a Efe de que un civil y once agentes de seguridad resultaron heridos en los acontecimientos de hoy, aunque es habitual que los manifestantes no aceptan ser ingresados a los hospital por miedo a que les detengan.

Sin embargo, varios testigos oculares indicaron a Efe que decenas de manifestantes sufrieron lesiones de diferentes grados de gravedad durante las intervenciones represivas de la policía.

Asedio policial

En la protesta, convocada por al "Hirak al Shaabi" (Movimiento Popular) que protagoniza las protestas del Rif, estaba previsto que los participantes reclamaran también la retirada del despliegue policial que domina la zona desde hace más de medio año.

Las fuerzas marroquíes, incluyen la Policía, Gendarmería (policía rural) y Fuerzas Auxiliares, asediaron los barrios de Alhucemas y las poblaciones cercanas, y cortaron todas las carreteras que llevan a esa ciudad rifeña.

Asimismo, desplegaron sus fuerzas en las periferias de Alhucemas y en las rutas montañosas que conducen a la ciudad.

Esa escalada policial coincidió hoy con la fiesta musulmana del fin del ramadan y los gentes asediaron las principales mezquitas de la región de Alhucemas, donde se realizó un rezo con este motivo.

Tensión en el Rif

Desde hace ocho meses, la zona del Rif vive en un ambiente de tensión y manifestaciones, que comenzó en octubre pasado cuando un vendedor de pescado, Mohcin Fikri, de 31 años, murió aplastado dentro de un camión de basura después de que la policía le confiscara la mercancía.

Ese suceso despertó un sentimiento de indignación y humillación en la región.