Pese a las prohibiciones contra la ablación, la práctica persiste.

Pese a las prohibiciones contra la ablación, la práctica persiste.

África Día contra la Mutilación Genital Femenina

Se negó a sufrir la mutilación genital tras ver a una amiga morir desangrada

Hay decenas millones de mujeres y niñas mutiladas y este año más de tres millones pueden ser víctimas de la ablación.

Noticias relacionadas

La pequeña Amel vive en Egipto, donde el 90% de la población femenina ha sufrido la mutilación genital. A sus nueve años, Amel confía en que la brutal práctica -ilegal desde 2008- será erradicada pese a su profundo arraigo en la sociedad egipcia. Ella se negó a ser mutilada después de que una amiga muriera desangrada por la operación.

“Intentamos informar a cada persona de los efectos negativos de la mutilación y cuando nos enteramos de que van a mutilar a alguna de nuestra amigas le aconsejamos oponerse”, dice. Su testimonio fue recogido por la ONG especializada en la infancia Plan International, con la que colabora dirigiendo a mujeres y familiares a sus sesiones de concienciación.

Este lunes, Día Internacional de Tolerancia Cero con la Mutilación Genital Femenina, hay en el mundo al menos 200 millones de mujeres y niñas mutiladas, según Unicef. Y este año más de tres millones están en riesgo de correr la misma suerte.

Guinea, Egipto, Sierra Leona o Malí se encuentran entre los países donde la ablación está más extendida, pero también se practica en algunas partes de Asia, como Indonesia, o incluso en América Latina y Europa.

Unas 180.000 mujeres y niñas están en riesgo de sufrir la ablación en Europa, según End FGM European Network (Acabemos con la Mutilación Genital Femenina, Red Europea), un colectivo de 16 organizaciones dedicadas a erradicar la práctica en el Viejo Continente.

España tampoco está libre. El viernes, Moncloa recordaba que 17.000 están en peligro de ser mutiladas. "El Gobierno de España declara su firme compromiso y determinación de contribuir a eliminar la mutilación genital femenina y apoyar a quienes la sufren, en España y en el mundo", lee la declaración emitida por el Gobierno.

"Es inadmisible que millones de niñas sufran este tipo de práctica en contra de su voluntad", declara David del Campo, director de cooperación internacional de la ONG Save the Children, en un comunicado de la entidad. "La mutilación genital no sólo supone un gran trauma físico y psicológico, sino que también produce consecuencias para la salud de por vida y las niñas corren el riesgo de quedar expuestas al abandono escolar y al matrimonio forzoso".

Aparte de hemorragias e infecciones, la ablación puede ocasionar a largo plazo dificultades para orinar, dificultades en el embarazo y el parto así como que las relaciones sexuales resulten dolorosas.

En Egipto, a menudo son los médicos los que realizan la mutilación, indica Plan International. Pero a menudo, esta práctica global se lleva a cabo en condiciones higiénicas paupérrimas o sin anestesia, denuncia Save the Children.