El eurodiputado Leopoldo López Gil, junto a las banderas de España y de la Unión Europea.

El eurodiputado Leopoldo López Gil, junto a las banderas de España y de la Unión Europea. ADP

Mundo NUEVA LEGISLATURA EUROPEA

López Gil, un venezolano en la Subcomisión de derechos humanos del Parlamento Europeo

El padre del líder opositor coordinará a los eurodiputados populares y lidiará con Borrell para lograr políticas que liberen a su país de "la tiranía de Maduro".

Decía Pedro Sánchez este martes que era una "magnífica noticia que Pepe Borrell haya sido propuesto por el Consejo Europeo para ser el Alto Representante de Política Exterior de la UE". Defendía así su fracaso como negociador de la familia socialdemócrata a cambio de su éxito como presidente en funciones del Gobierno de España en la encallada negociación.

Y es cierto que España gana peso en las instituciones, donde no ocupaba un puesto de tan alta relevancia desde hace una década, cuando el también socialista Javier Solana dejó precisamente este mismo puesto.

En esa alta responsabilidad tendrá Josep Borrell que tratar con el primer eurodiputado venezolano que ocupará un escaño en el Parlamento Europeo en la incipiente legislatura. Leopoldo López Gil ha sido elegido por los miembros de la Subcomisión de Derechos Humanos como coordinador por parte del Grupo Popular Europeo (PPE)  junto a su homóloga de Luxemburgo Isabel Wiseler Lima.

La Subcomisión presta asistencia a la Comisión de Asuntos Exteriores, que es la que lidiará con Borrell si el todavía ministro de Exteriores pasa la audiencia de aprobación de la Eurocámara, como todo indica. Es la encargada de las cuestiones relacionadas con la democracia, el Estado de Derecho, supervisar los diálogos y las consultas sobre los derechos humanos, incluidos los derechos de las minorías, en terceros países y los principios del Derecho internacional. Bajo sus trabajos se trata de garantizar la coherencia entre las políticas exteriores de la Unión en materia de derechos humanos.

Tras votaciones internas entre los miembros de la comisión principal, el rol del coordinador es alinear el punto de vista de su grupo con respecto a los temas que tiene ante sí la comisión y, junto con el presidente y los vicepresidentes, organiza el trabajo de ésta.

Don Leopoldo, padre del líder de Voluntad Popular, y uno de los más importantes opositores al "régimen tiránico de Nicolás Maduro en Venezuela", se ha mostrado "honrado y comprometido" para seguir denunciando los abusos en materia de derechos humanos. “Debemos trabajar en el fortalecimiento y rescate de la democracia en Europa y Latinoamérica”, ha dicho.

Su trabajo, mano a mano con sus compañeros, deberá servir para modular la acción europea en apoyo del pueblo venezolano, tal como se comprometió en declaraciones a este periódico. Y para ello le servirá su experiencia en España, como puente entre la diáspora venezolana y los líderes opositores que permanecen en el país caribeño, en especial su hijo.

Relación directa con el Gobierno Sánchez

Alojado desde hace tres meses en la residencia del embajador español ne Caracas, Leopoldo López sigue trabajando junto al presidente interino, Juan Guaidó, "por la liberación del país". El refugio del ex preso político en la legación diplomática española acercó en lo personal unas posturas algo distantes en lo político entre la oposición democrática y el Gobierno socialista de Pedro Sánchez, más cercano a las tesis dialogantes del expresidente José Luis Rodríguez Zapatero que a la postura de liderazgo en la política de sanciones que seguía el Ejecutivo popular de Mariano Rajoy hasta hace un año.

En relación con el informe sobre Venezuela presentado por la alta comisionada de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Michelle Bachelet, López Gil ha afirmado que el informe finalmente desenmascara por completo al régimen autoritario de Maduro y reconoce las vulneraciones en materia de derechos humanos bajo una estrategia sistemática para reprimir con fuerza excesiva a la oposición política y a la sociedad civil; atropellos y violaciones que se han denunciado desde hace varios años por diferentes ONG, víctimas, familiares y políticos venezolanos en instancias internacionales.

“Es momento para que el Parlamento Europeo tome acciones siguiendo el llamado de compromiso de la alta comisionada de la ONU en este informe. Vamos a trabajar más duro para detener esta grave crisis que afecta no sólo a Venezuela sino directamente a la región latinoamericana, a Estados Unidos y Europa por el creciente éxodo de la población venezolana desplazada a esos territorios consecuencia de la grave situación económica, sanitaria y persecutoria”, ha apuntado.

Para finalizar, el eurodiputado popular ha comentado que ya está trabajando y en conversaciones con diferentes portavoces e instituciones para llevar a cabo planteamientos concretos para discutirlos en el Parlamento Europeo.