Carola Rackete, la capitana del barco al momento de ser detenida

Carola Rackete, la capitana del barco al momento de ser detenida Reuters

Mundo

El Sea Watch desembarca en Lampedusa sin permiso y su capitana es detenida

El Gobierno italiano se negaba a autorizar el desembarco de los rescatados mientras no obtuviera un acuerdo con otros países europeos para acogerlos.

El barco Sea Watch 3, de la ONG alemana con el mismo nombre, entró en la madrugada de este sábado en el puerto de la ciudad italiana de Lampedusa sin autorización invocando el estado de necesidad para poder desembarcar a los 40 inmigrantes y tras permanecer 17 días en el mar.

Su capitana, Carola Rackete, de 31 años, atracó el barco hacia las 01.50 hora local (23.50 GMT) en el muelle comercial de forma sorpresiva, y posteriormentefue arrestada por agentes italianos acusada de "resistencia o violencia contra un buque de guerra", delito que implica una sentencia de tres a diez años.

Según el diario La Repubblica, una patrullera de la Guardia financiera intentó obstaculizar su entrada en el puerto.

"La comandante Carola no tenía otra opción", ha afirmado Giorgia Linardi, portavoz de Sea Watch Italia, al recordar que "durante 36 horas había declarado el estado de necesidad que las autoridades italianas habían ignorado", añadió el diario. "Fue una elección desesperada", añaden los abogados de la ONG alemana Leonardo Marino y Alessandro Gamberini.

En una conferencia de prensa ofrecida este viernes por Skype desde el barco, Rackete se ha mostrado "segura de que la justicia italiana reconocerá que la ley del mar y los derechos de las personas están por encima de la seguridad y el derecho de Italia a sus aguas territoriales".

Rackete aseguró que aún no había recibido ninguna notificación sobre la apertura de una investigación por parte de la justicia italiana por ayudar a la inmigración clandestina, después de que se informara de que la fiscalía de la ciudad siciliana de Agrigento había abierto ese caso.

"Afrontaré todo con el apoyo de nuestros abogados. Ahora solo quiero que las personas puedan bajar a tierra", comunicó por la misma vía la capitana.

El barco humanitario, que entró en aguas italianas hace 48 horas, esperaba anclado cerca del puerto de Lampedusa (pequeña isla del sur) autorización para desembarcar a los rescatados el pasado 12 de junio, mientras la situación a bordo se agravaba día a día.

Rackete habló del mal estado físico y psicológico de los 40 migrantes que estaban a bordo después de que fueran evacuados por motivos médicos un joven aquejado de fuertes dolores abdominales, y su hermano de 11 años que le acompañaba.

El Gobierno italiano se negaba a autorizar el desembarco de los rescatados mientras no obtuviera un acuerdo con otros países europeos para acogerlos, algo que podría llegar pronto, según dijo el viernes el primer ministro, Giuseppe Conte, desde Osaka, donde asiste a la cumbre del G-20.