El embajador de Guaidó en España, Antonio Ecarri (centro), acompañado de su equipo.

El embajador de Guaidó en España, Antonio Ecarri (centro), acompañado de su equipo.

Mundo

El embajador de la AN en España: "No vale la pena que se derrame sangre por este régimen usurpador"

El embajador venezolano designado por Guaidó, Antonio Ecarri, ha dicho en una rueda de prensa que Zambrano se encuentra ahora "secuestrado e incomunicado".

En la madrugada de este martes, el vicepresidente de la Asamblea Nacional Venezolana ha sido detenido en Caracas. Edgar Zambrano ha sido interceptado mientras viajaba en su vehículo y detenido por hasta siete camionetas del Servicio Bolivariano de Inteligencia Nacional (SEBIN) y se encuentra ahora incomunicado.

Como respuesta a esta acción, el embajador venezolano designado por la Asamblea Nacional en España ha convocado a los medios a raíz de esta "persecución del régimen venezolano a otros diputados legítimos". El embajador, Antonio Ecarri, ha dicho desde su oficina en la calle Alcalá de Madrid que quieren hacer "un llamamiento" por este nuevo "atropello para someter al pueblo venezolano".

Ecarri ha querido remarcar que la detención de Zambrano es "una nueva acción que muestra el rostro totalitario" del régimen de Maduro y que "arremete contra la república y los poderes públicos", concretando que es la Asamblea Nacional -presidida por Guaidó- "el único poder legítimo", y califica al SEBIN de "policía siniestra".

Ecarri ha hecho hincapié en que "mientras no cese la usurpación de un régimen como el de Maduro no habrá convivencia" en Venezuela. Ha asegurado que "la nueva ola de persecución viene impulsada de la decisión ilegítimo del Tribunal Supremo de levantar la inmunidad de algunos parlamentarios, sin cumplir con lo establecido en la Constitución".

La detención de Zambrano, dice Ecarri, viola el artículo 200 de la Constitución venezolana, el cual dicta que "los diputados o diputadas a la Asamblea Nacional gozarán de inmunidad en el ejercicio de sus funciones", por lo que denuncia que la detención de Zambrano es ilegal.

Venezuela, entre la dictadura y la democracia

Antonio Ecarri ha querido agradecer tanto al Grupo de Lima como a la UE -y a los demás organismos que han reconocido a Guaidó- su colaboración con Venezuela, un Estado que, asegura, "se debate entre la dictadura y la democracia". Ha agradecido a España el reconocimiento de Guaidó como presidente legítimo y ha dicho que lo que pretenden es "que conozca esta situación".

Ecarri, ante las preguntas de los periodistas, ha dicho que pide "a la comunidad internacional que una esfuerzos para unas elecciones libres en Venezuela con observación internacional", asegurando que Venezuela se encuentra ahora en una "crisis humanitaria terrible que se profundiza cada día". A la hora de hablar sobre el régimen de Maduro, lo ha calificado de "usurpador".

El pasado 30 de abril Juan Guaidó, acompañado de algunos militares y el recién liberado -por los mismos- de su arresto domiciliario, Leopoldo López, encabezó la autoproclamada 'Operación Libertad', en la que se unieron contra Maduro y que se saldó con muertos y López refugiado en la embajada española. Ecarri asegura que la decisión de la liberación de López vino a raíz del temor de que pudiese haber sido "asesinado por el régimen, o llevado a la cárcel".

"No ha sido un golpe de Estado"

Ecarri ha negado que lo ocurrido el pasado 30 de abril fuese un golpe de Estado, asegurando que fue una demostración, por parte de un sector del ejército, de su desencuentro con el régimen de Maduro, de la "exigencia del fin de la usurpación". Ha añadido que en Venezuela hay "una fisura que cada día va aumentando permanentemente".

En cuanto a las peticiones de elecciones por parte de los ciudadanos venezolanos, Ecarri ha denunciado que "todos los venezolanos que se manifiestan por la libertad son oprimidos". Ecarri demanda "elecciones libres", convocadas por un gobierno de transición, y asegura que hasta que eso no ocurra "la gente va a estar en la calle, en la lucha".

Ha querido advertir de la gravedad de la situación, diciendo que "cuando se cierran los caminos democráticos, por algún lado revienta la situación". Ecarri ha añadido que "no vale la pena que se derrame una gota de sangre por este régimen usurpador".

Asegura que "no hay posibilidad de diálogo", y denuncia que siempre que se han intentado unas negociaciones, "como la que propuso Zapatero o el Papa", han sido "burladas por el régimen usurpador que tiene secuestrado el poder en Venezuela".