Zambrano, a la derecha de Juan Guaidó

Zambrano, a la derecha de Juan Guaidó

Mundo

Detenido el vicepresidente del Parlamento venezolano con armas largas en su vehículo

Edgar Zambrano ha sido retenido por fuerzas del Sebin frente a la sede del partido Acción Democrática.

Siete patrullas del Sebin, el Servicio Bolivariano de Inteligencia Nacional, han detenido este miércoles al vicepresidente del Parlamento venezolano, el órgano que preside el presidente encargado de Venezuela, Juan Guaidó.

Edgar Zambrano ha sido aprehendido frente a la sede de su partido, Acción Democrática. Interceptado en su vehículo, en el interior llevaba "armas largas", según una alerta a la que ha accedido este diario.  

Ocurrió algunos minutos después de que Zambrano lanzara un tuit alertando de estar "rodeado por el Sebin". "Nos encontramos dentro de nuestro vehículo desde las instalaciones de Acción Democrática en la Florida", escribió antes de que se produjera su detención.

Al negarse a bajar de su vehículo, fue trasladado en una grúa escoltada por miembros del SEBIN al 'Helicoide', sede del servicio de inteligencia.

En este sentido, Diosdado Cabello, número dos de Maduro, afirmó que su detención "no se trata de un circo", sino que "va a haber justicia" porque "estas acciones moralizan" al pueblo venezolano.

En opinión de Cabello, el pueblo venezolano "está cansado" de la actitud de los opositores.

Aunque no dio los nombres de los tres diputados, el Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) de Venezuela solicitó este miércoles a la oficialista Asamblea Nacional Constituyente (ANC) revisar el fuero parlamentario a otros tres diputados, a quienes tildó de "traidores a la patria" y que, según dijo, cometieron delitos de manera flagrante.

La medida recae sobre los legisladores Freddy Superlano, Sergio Vergara y Juan Andrés Mejía, todos militantes del partido Voluntad Popular del político Leopoldo López, quien la semana pasada burló su arresto domiciliario para acompañar un fallido levantamiento militar liderado por el jefe del Parlamento, Juan Guaidó.

Además, se suma a la solicitud que presentó el martes el mismo órgano contra otros siete diputados, Luis Florido, Mariela Magallanes, Américo de Grazia, Richard Blanco y Simón Calzadilla, a los que ya les fue levantada la inmunidad, entre ellos Edgar Zambrano.

La decisión del Supremo, que fue informada a través de un comunicado, surge en respuesta a una solicitud presentada por el fiscal general, Tarek Saab, y dictamina que Superlano, Vergara y Mejía tienen responsabilidad en "la comisión flagrante" de varios delitos.

El TSJ señala que los parlamentarios están incursos en delitos de "traición a la patria, conspiración, instigación a la insurrección, rebelión civil, concierto para delinquir, usurpación de funciones, instigación pública a la desobediencia de las leyes y "el odio continuado".

Agrega que "por tratarse de la comisión flagrante de delitos comunes (...) no procede el antejuicio de mérito de los mencionados ciudadanos, en razón de lo cual su enjuiciamiento corresponde a los tribunales ordinarios en materia penal".

El artículo 200 de la Constitución establece que los diputados del Parlamento "gozarán de inmunidad en el ejercicio de sus funciones desde su proclamación hasta la conclusión de su mandato o de la renuncia del mismo".

Asimismo, señala que de los presuntos delitos que cometan los legisladores "conocerá en forma privativa el Tribunal Supremo de Justicia, única autoridad que podrá ordenar, previa autorización de la Asamblea Nacional (Parlamento), su detención y continuar su enjuiciamiento".

"Lavar el coche, desinfectarlo"

Cabello dijo que el vehículo en que iba Zambrano "hay que lavarlo completamente, desinfectarlo y quitarle los malos olores", antes de agregar que "el que entendió, entendió".

También subrayó que el vicepresidente del Parlamento llevaba en su bolsillo 9.000 dólares en efectivo.

Finalmente, aseguró que a Zambrano le van "a respetar todos los derechos humanos", no como considera que hicieron quienes participaron en el levantamiento militar "que montaron una ametralladora para disparar quién va a saber a quién".

Por eso, Cabello comentó que "tendrán su juicio como establece la ley y que cada quien asuma su responsabilidad".

Acerca de Guaidó, pidió que nadie se desespere "para nada", puesto que cuando "tu enemigo está cometiendo errores" es mejor que "no lo interrumpas para nada".

"Déjalo que siga cometiendo errores y ellos van error tras error y nosotros vamos anotando", concluyó.

En su programa semanal, Con el mazo dando, aseguró que había recibido un mensaje del Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) acerca de tres diputados que "participaron activamente en el golpe" y afirmó que a los tres "tun, tun", en referencia a que serían llamados a la puerta para ser arrestados.

Escalada de tensión

"En caso de delito flagrante cometido por un parlamentario o parlamentaria, la autoridad competente lo o la pondrá bajo custodia en su residencia y comunicará inmediatamente el hecho al TSJ", concluye el artículo.

El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, decretó este miércoles "máxima alerta" a todas las tropas que están situadas en la región fronteriza con Colombia después de que el gobierno colombiano denunciara una violación de su territorio por parte de militares venezolanos.

"He mandado a tomar medidas especiales de precaución en la frontera a todas las unidades militares de la frontera, máxima alerta, ojo avizor porque hay una escalada de declaraciones que pudiera terminar en una escalada militar en la frontera", dijo Maduro durante una jornada de trabajo con agricultores. 

La muerte este sábado de cuatro militares -entre ellos un general- y otros miembros de los cuerpos policiales venezolanos en una emboscada perpetrada por un grupo armado en el norte del país ha elevado, todavía más, la tensión por la que atraviesa Venezuela en los últimos días. 

El incidente ha coincidido con la escasa respuesta a la llamada del presidente del Parlamento venezolano, Juan Guaidó, a los ciudadanos contrarios al régimen establecido para que se congregaran a las puertas de los destacamentos militares con el objetivo de pedir a los militares, nuevamente, que desobedecieran al actual presidente del país, Nicolás Maduro.

Al mismo tiempo, Maduro aprovechó la iniciativa de Guaidó para visitar algunos cuarteles de la capital y exigir lealtad y reforzar su imagen entre la tropa.