El ex boxeador intenta dar un puñetazo a un agente

El ex boxeador intenta dar un puñetazo a un agente

Mundo

Christophe Dettinger, el boxeador que defiende a los 'chalecos amarillos' de la Policía

Miles de chalecos amarillos volvieron a manifestarse por las calles de París el sábado y, una vez más, los grupos violentos se convirtieron en los protagonistas. Sin embargo, en uno de esos enfrentamientos se encontraba un personaje inusual, un exboxeador profesional que hizo frente a la Policía francesa a puñetazos. 

Los altercados y los enfrentamientos con la Policía marcaron el octavo sábado consecutivo de protestas de los chalecos amarillos en Francia. Las manifestaciones degeneraron en violencia en París y en otras ciudades con el lanzamiento de todo tipo de proyectiles, piedras, palos y botellas por parte de los manifestantes.

Sin embargo, en medio de uno de los enfrentamientos se encontraba un exboxeador profesional que, de repente y ante la sorpresa de los asistentes, se enfrentó a la Policía a puñetazos para defender a los chalecos amarillos

Un boxeador defiende a los 'chalecos amarillos' de la Policía

El exboxeador es Christophe Dettinger, de 37 años, más conocido en el mundillo como Le Gitan de Massy, que en el año 2007 llegó a ser campeón nacional de Francia.

El incidente tuvo lugar en la pasarela Sédar-Senghor, en las inmediaciones de la Asamblea Nacional francesa. En el vídeo se puede ver cómo Dettinger, vestido de negro, salta desde el otro lado de la pasarela y empieza a dar puñetazos a los agentes de policía, que se protegen con sus escudos y retroceden a medida que el hombre intenta propinarles golpes, varias veces con éxito.

A raíz de la viralización del vídeo, que ha sido ampliamente comentado en redes sociales, la Federación Francesa de Boxeo ha emitido un comunicado en el que condenan "con la mayor firmeza" la actuación del agresor, pues esos comportamientos "son totalmente contrarios a los valores de nuestra disciplina". También las autoridades policiales han advertido que emprenderán duras medidas judiciales contra el exboxeador.

Según el Gobierno francés, el sábado participaron 50.000 personas en las protestas de todo el país, lo que significa un repunte respecto a las 32.000 del pasado 29 de diciembre, pero muy lejos de los 282.000 del 17 de noviembre, en el punto más alto de la protesta.

Evacuado el portavoz del Gobierno

Dada la virulencia de las protestas del sábado, el portavoz del Gobierno francés, Benjamin Griveaux, tuvo que ser evacuado ante el ataque de un grupo de chalecos amarillos al edificio donde se encuentra su despacho, del que también fueron retirados sus colaboradores.

Griveaux había lanzado en las últimas horas un mensaje de mano dura contra los que siguen participando en las acciones de los chalecos amarillos, a los que calificó de "agitadores que quieren la insurrección y derrocar al Gobierno" y al presidente, Emmanuel Macron.

Los atacantes -entre una decena y una quincena- forzaron la puerta con un vehículo de obras que se encontraba en las proximidades y accedieron al patio, donde dañaron dos vehículos, una verja y rompieron varios cristales.

Griveaux, en una breve comparecencia ante la prensa, contó que se encontraba trabajando en su despacho y que un responsable de la seguridad le avisó de que había que salir, lo que hizo con sus colaboradores por una puerta trasera.

"No se me ha atacado a mí, sino a la República" y "a la democracia", subrayó el portavoz, que consideró lo sucedido "inaceptable e inadmisible", y manifestó su esperanza de que los autores puedan ser identificados gracias a las cámaras de vigilancia para ser detenidos y "castigados".

"No cederemos a los violentos ni a los que piden derrocar al Gobierno", señaló en alusión directa al movimiento de los chalecos amarillos.

Macron denuncia la "extrema violencia"

A raíz de los altercados, el presidente francés, Emmanuel Macron, denunció la "extrema violencia" en que degeneraron las protestas y afirmó que la justicia actuará con sus responsables.

En un mensaje en su cuenta de Twitter, Macron lamentó que "una vez más, una extrema violencia ha venido a atacar a la República, a sus guardianes, a sus representantes, a sus símbolos".

"Los que cometen esos actos olvidan la esencia de nuestro pacto cívico" y "se hará justicia, añadió.

El jefe del Estado hizo además un llamamiento para "el debate y el diálogo".