Erdogan, durante la conferencia de prensa en la la Cumbre del G20 en Buenos Aires.

Erdogan, durante la conferencia de prensa en la la Cumbre del G20 en Buenos Aires. Reuters

Mundo

Erdogan reclama a Arabia Saudí la entrega de los asesinos de Khashoggi

"Los criminales tienen que volver a Turquía. Hicimos una solicitud oficial, pero los saudíes la han declinado", ha asegurado el presidente turco.

El presidente de Turquía, Recep Tayyip Erdogan, reclamó este sábado que Arabia Saudí le entregue a los sospechosos del asesinato del periodista Jamal Khashoggi, ocurrido el pasado 2 de octubre en el consulado saudí de Estambul.

"Como el crimen sucedió en Turquía nosotros creemos que los criminales tienen que volver a Turquía. Hicimos una solicitud oficial pero los saudíes no los han devuelto, han declinado nuestra solicitud", dijo Erdogan durante la rueda de prensa celebrada en Buenos Aires, al término de la cumbre de líderes del G20.

La Fiscalía saudí ha acusado a 11 personas por su implicación en el asesinato, cinco de los cuales se enfrentan a una posible pena de muerte, mientras Erdogan pide que sean juzgados donde se cometió el crimen.

Además, el presidente turco lamentó que durante el foro de jefes de Estado y de Gobierno, el príncipe heredero Mohamed Bin Salman, desligase a Arabia Saudí del asesinato del periodista Jamal Khashoggi con una "explicación increíble".

"Bin Salman dijo que hasta que se pruebe no se puede culpar a Arabia Saudí", detalló el mandatario sobre la respuesta que el príncipe pronunció ante el requerimiento del primer ministro de Canadá, Justin Trudeau, durante el foro internacional de Buenos Aires.

Turquía ha denunciado en reiteradas ocasiones la falta de colaboración de las autoridades saudíes en el esclarecimiento del asesinato de Khashoggi y que las informaciones oficiales han incurrido en "contradicciones".

"Tenemos evidencias probando que Khashoggi fue asesinado en siete minutos y medio y nosotros compartimos estas evidencias con todo el mundo", agregó el presidente, que también lamentó que no fuese un tema principal en la cumbre del G20 a pesar de la repercusión internacional que tuvo el caso y de haber mostrado las pruebas a varios líderes.