El juez Brett Kavanaugh, junto a Donald Trump, en la Casa Blanca.

El juez Brett Kavanaugh, junto a Donald Trump, en la Casa Blanca. Reuters

Mundo

Una mujer acusa a Brett Kavanaugh de acoso sexual

Nominado por el presidente de EEUU para convertirse en el juez del Tribunal Supremo, niega las acusaciones de Christine Blasey Ford, profesora de la Universidad de Palo Alto.

La mujer que ha acusado a Brett Kavanaugh, el nominado del presidente de EEUU, Donald Trump, para convertirse en juez del Tribunal Supremo, salió este domingo del anonimato en una entrevista con el Washington Post en la que relata el supuesto abuso ocurrido hace tres décadas.

Christine Blasey Ford, profesora de la Universidad de Palo Alto (California) de 51 años, describe por primera vez en público el incidente ocurrido cuando ambos estaban en el instituto de educación secundaria en la década de 1980 en Maryland, a las afueras de Washington, y el juez presuntamente trató de abusar de ella.

Ford relató al diario Washington Post cómo Kavanaugh "la manoseó", "frotó" su cuerpo con el de ella y "torpemente" trató de quitarle la ropa.

"Pensé que me iba a matar involuntariamente. Estaba tratando de agredirme y quitarme la ropa", dijo Ford.

La profesora universitaria señaló que no había comentado los hechos hasta 2012, cuando se refirió por primera vez durante una sesión de terapia de pareja con su esposo.

Al conocerse la denuncia anónima la semana pasada, Kavanaugh ya negó que los hechos hubiesen ocurrido.

"Niego categórica e inequívocamente esta acusación. No lo hice durante el instituto ni en ningún momento", aseguró Kavanaugh, de 53 años, en un comunicado divulgado desde la Casa Blanca.

Kavanaugh fue nominado por Trump el pasado 9 de julio para sustituir una vacante en el alto tribunal, conformado por nueve jueces con puesto vitalicio, que son elegidos por el presidente y confirmados por el Senado.

El próximo 20 de septiembre, el Comité Judicial de la Cámara Alta votará si recomendar o no a Kavanaugh al resto de senadores, que serán quienes decidan en última instancia la idoneidad de la candidatura.

Su nominación ha generado preocupación en la oposición demócrata por la posibilidad de que abogue para reducir derechos como el aborto y por su visión del poder presidencial, en un contexto en el que la fiscalía especial de la trama rusa investiga la supuesta coordinación entre la campaña de Trump y el Kremlin y presuntos intentos de obstrucción a la justicia.