Refugiados esperando la ayuda humanitaria.

Refugiados esperando la ayuda humanitaria. Reuters

Mundo

Sexo a cambio de comida: la ONU sabía de los abusos cometidos por trabajadores humanitarios

Quince ONG están involucradas en el escándalo. La ONU lo tenía documentado en un informe oficial que nunca fue publicado. 

La ONU tenía documentado que trabajadores humanitarios de 15 ONG ofrecían comida a cambio de favores sexuales. El informe oficial, que nunca se publicó, al que ha tenido acceso el periódico The Times, identifica a más de 40 organizaciones de ayuda "cuyos trabajadores mantenían, alegadamente, relaciones de explotación sexual con niños refugiados ".

Muchas de las ONG identificadas eran pequeñas organizaciones benéficas locales, pero la lista incluía 15 organizaciones internacionales, entre ellas ACNUR y el Programa Mundial de Alimentos, y las organizaciones benéficas británicas Save the Children y Merlin. También se mencionan en el informe ONG internacionales como Médicos sin Fronteras, Care International, el Comité Internacional de Rescate, la Federación Internacional de Sociedades de la Cruz Roja y el Consejo Noruego para los Refugiados.

El documento de 84 páginas fue producido por equipos de investigación que trabajan en campos de refugiados en África occidental para el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) y Save the Children en 2001.

El comité de desarrollo internacional de la Cámara de los Comunes también tiene el informe y lo ha puesto en el centro de su investigación sobre la explotación sexual en el sector humanitario. La investigación se inició después de que el mismo periódico informara, en febrero, sobre el uso de prostitutas por parte de los trabajadores de Oxfam en Haití después del terremoto de 2010.

Pauline Latham, diputada conservadora y miembro del comité, dijo que el documento, que fue presentado a ACNUR en 2002, fue "muy importante para nuestra investigación porque muestra que el sector humanitario ha tenido problemas durante muchos años que no ha podido solucionar por sí mismo y ahora es el momento de una renovación y reforma ".

Los investigadores en África occidental descubrieron que los trabajadores humanitarios estaban "entre los principales explotadores sexuales de niños refugiados, a menudo utilizando la misma asistencia humanitaria y servicios destinados a beneficiar a los refugiados como una herramienta de explotación".

Alimentos, petróleo, acceso a la educación y láminas de plástico para construir refugios fueron intercambiados por sexo, y las familias sintieron que tenían que entregar a sus hijas adolescentes a los abusadores "para ganarse la vida".

Los investigadores enfatizaron que las alegaciones no se pudieron verificar completamente y requirieron una investigación adicional. Sin embargo, agregaron que "el número de denuncias documentadas es un indicador crítico de la magnitud del problema".

Los detalles de las denuncias contra 67 personas se transmitieron a altos funcionarios de ACNUR "en listas confidenciales". Según The Times, menos de diez fueron despedidos y ninguno fue denunciado.

ACNUR escribió a todas las ONG y agencias mencionadas y les informó de los abusos. También envió investigadores desde la sede de la ONU. Identificaron 43 acusaciones de abuso por separado en África occidental y la ONU dijo que había iniciado "acciones preventivas y correctivas específicas".

El informe fue desautorizado públicamente por Ruud Lubbers, el entonces alto comisionado de la ONU para los refugiados, que le dijo a CNN: "Tenemos que encontrar pruebas concretas. Es muy escaso. La idea de una explotación sexual generalizada por parte de trabajadores humanitarios, creo que simplemente no es una realidad".

Pese a su escepticismo, tres ONG identificaron y despidieron a los presuntos abusadores. Nueve agencias dijeron que tomaron los informes en serio pero que no pudieron identificar a los presuntos delincuentes. Una agencia ya no existe y no se pudo acceder a sus registros y otras dos no respondieron a las solicitudes de comentarios.

Christine Lipohar, de Save the Children, uno de los coautores del informe, dijo que se había sentido "frustrada y molesta" por el menosprecio de Lubbers. "Los sistemas para prevenir y responder a los abusos se desarrollaron sólo en papel, no se han implementado eficaz y sistemáticamente en todas las ubicaciones; la implementación a menudo depende del compromiso de las personas con el problema".

Confrontada con el informe, ACNUR ha subrayado que tiene "una política de tolerancia cero" con los abusos, lo que significa que “cada posible denuncia o alegación de explotación sexual, abuso o acoso por parte de ACNUR o del personal asociado se evalúa minuciosamente y, si se corrobora, da lugar a sanciones, incluido el despido sumario ".