Ivanka Trump, en el palco con el respresentante norcoreano detrás.

Ivanka Trump, en el palco con el respresentante norcoreano detrás. Reuters

Mundo JUEGOS OLÍMPICOS DE INVIERNO

Las dos Coreas concluyen su "idilio olímpico" y tienden la mano a EEUU

Los gestos de acercamiento entre los países vecinos, técnicamente en guerra, han centrado la atención internacional durante los JJOO de invierno.

Noticias relacionadas

Las dos Coreas volvieron a escenificar este domingo su "idilio olímpico" durante la ceremonia de clausura de los Juegos invernales de PyeongChang, en cuyo marco el régimen norcoreano expresó su voluntad de dialogar con Estados Unidos.

Los llamados "Juegos de la Paz" llegaron a su fin tras dos semanas en las que la política, y en particular los históricos gestos hacia la reconciliación entre estos dos países, separados desde 1945 y que continúan técnicamente en guerra, han acaparado más atención que las competiciones deportivas.

La ceremonia de clausura se celebró en el estadio de PyeongChang ante unos 35.000 espectadores y con la presencia en sus palcos de mandatarios del Norte y del Sur -que mantuvieron una nueva reunión de alto nivel antes del evento- y de una delegación estadounidense encabezada por Ivanka Trump, hija y asesora del presidente.

Reunión al más alto nivel

El jefe de Estado surcoreano, Moon Jae-in, principal impulsor del proceso de "deshielo olímpico", se reunió con el general norcoreano Kim Yong-chol, un alto cargo del régimen considerado el cerebro detrás de dos ataques contra intereses del Sur acaecidos en 2010 y que dejaron 50 víctimas mortales surcoreanas.

La visita de este miembro del núcleo duro del régimen y cabeza de la delegación norcoreana para el cierre de los Juegos desató protestas por parte de la oposición surcoreana y de familiares de las víctimas, y al mismo tiempo supuso una nueva oportunidad para un posible diálogo entre representantes de Washington y Pyongyang.

Esta toma de contacto no se produjo, según lo que ha trascendido del evento, aunque la oficina presidencial surcoreana señaló que Kim Yong-chol manifestó la "suficiente voluntad de mantener un diálogo con EEUU", durante su reunión de una hora con Moon.

El líder surcoreano insistió en la necesidad de que se produzca un diálogo entre EEUU y Corea del Norte en un futuro próximo, algo que servirá también para mejorar las relaciones intercoreanas, explicó la oficina presidencial en un comunicado.

¿Conversación con Washington?

Esto parece dejar una vía abierta para que EEUU y Pyongyang se sienten en una misma mesa, después de que las nuevas sanciones de Washington y el recrudecimiento de su discurso contra el Norte desataran protestas airadas del régimen y amenazaran con echar por tierra los esfuerzos emprendidos por Seúl en esa dirección.

Ivanka, muy sonriente y ataviada con ropa deportiva de su país, presenció la ceremonia junto a Kim Jung-sook, la primera dama surcoreana, mientras que en la fila trasera del mismo palco se encontraba el general norcoreano con abrigo y gorro de piel.

Aunque aparentemente no entablaron comunicación, la hija de Trump y el general norcoreano fueron captados por las cámaras saludando al presidente surcoreano a una escasa distancia el uno del otro.

Ivanka Trump había sido encomendada por la Casa Blanca para una misión de "diplomacia olímpica" durante la cual reafirmó la postura de la Administración del presidente Donald Trump de "mano dura" con Pyongyang, en contraste con la actitud dialogante del líder liberal surcoreano.

EEUU espera la "desnuclearización"

La primera reacción oficial de la Administración Trump a esta teórica oferta de diálogo ha sido positiva. Washington espera que tal intención suponga "los primeros pasos en el camino hacia la desnuclearización" de la península de Corea. En un comunicado, la portavoz de la Casa Blanca, Sarah Huckabee Sanders, reiteró el compromiso del presidente Trump para "lograr la desnuclearización completa, verificable e irreversible de la península de Corea".

"Estados Unidos, nuestra sede olímpica, la República de Corea y la comunidad internacional están de acuerdo en general en que la desnuclearización debe ser el resultado de cualquier diálogo con Corea del Norte", aseveró Sanders. 

"La campaña de presión máxima debe continuar hasta que Corea del Norte se desnuclearice", insistió. La portavoz recordó que el propio presidente Trump ha considerado que hay "un camino brillante" para Corea del Norte si elige acabar con sus armas nucleares.

Nuevas sanciones de EEUU

Estados Unidos anunció el viernes -poco después de la cena celebrada en Seúl entre Moon e Ivanka- una nueva ronda de sanciones unilaterales contra el Norte, calificadas por la Casa Blanca como "las mayores" hasta la fecha, y tachadas por el régimen de "una declaración de guerra".

Corea del Norte, de hecho, habría cancelado en el último momento un encuentro previsto en PyeongChang el pasado día 9 entre la delegación norcoreana encabezada por Kim Yo-jong, la hermana del dictador, y el vicepresidente estadounidense, Mike Pence, debido a su duro tono contra el régimen y al anuncio sobre las sanciones.

Durante la ceremonia de clausura, los aletas de las dos Coreas volvieron a desfilar juntos, aunque esta vez emplearon tanto sus banderas nacionales como la enseña unificada, y contaron con los patinadores Lee Seung-hoon y Kim Ju-sik como respectivos abanderados del Sur y del Norte.