El fundador de Wikileaks, Julian Assange, en una foto de archivo

El fundador de Wikileaks, Julian Assange, en una foto de archivo EFE

Mundo

Ecuador busca un mediador para acabar con el 'encierro' de Assange

El activista lleva más de cinco años en la embajada del país latinoamericano en Londres ante el temor a ser retenido por las autoridades británicas. 

Ecuador estudia la posibilidad de una mediación para resolver la situación del fundador de Wikileaks, el australiano Julian Assange, asilado en la embajada del país andino en Londres.

"Tenemos un enorme interés de lograr una solución definitiva para el caso Assange y para que eso ocurra, estamos en permanente diálogo con el Gobierno del Reino Unido (...) y estamos explorando varias opciones para encontrar una salida a esta situación", ha analizado la la canciller ecuatoriana, María Fernanda Espinosa, en un encuentro con periodistas.

La titular de la diplomacia ecuatoriana apuntó que están "considerando también y explorando la posibilidad de una mediación" y señaló que "ninguno de estos casos emblemáticos a nivel mundial sobre temas de asilo han sido resueltos sin la cooperación de los países involucrados y, a veces, la mediación de un tercer país".

Espinosa comentó que la mediación que estudian puede ser de un tercer país o de una personalidad.

"Estamos explorando alternativas, pero creemos que realmente hay que empujar un poquito el asunto y buscar soluciones. Ninguna solución se logrará sin la cooperación internacional y sin la cooperación del Reino Unido que, además, se ha mostrado interesado en buscar una salida", dijo.

Cinco años entre cuatro paredes

Consultada sobre la salud de Assange, la canciller preguntó a los periodistas "¿cómo se sentirían después de cinco años y medio de estar en una pequeña oficina, sin poder tomar la luz del sol y sin respirar aire fresco?".

"Hasta las personas que están en centros de detención pueden salir al patio, hacer deporte. Eso no ocurre con Julian Assange, su condición de confinamiento es muy complicada", subrayó al tiempo de señalar que la protección del Gobierno ecuatoriano al australiano "sigue inalterada".

Y remarcó: "Seguiremos protegiendo a Julian Assange mientras su integridad física y psicológica corran peligro. Nosotros somos un país defensor de los derechos humanos, un país, además, que respeta el derecho internacional".

La situación de Assange, desde el punto de vista humano "no es sostenible, no puede vivir una persona en esas condiciones para siempre, y estamos buscando de manera muy, muy respetuosa con el Reino Unido para ver mecanismos de solución", indicó la canciller.

Assange cumplió el verano pasado cinco años recluido en la sede diplomática ecuatoriana en Londres, donde se encuentra asilado desde el 19 de junio de 2012.

El activista era requerido desde 2010 por las autoridades suecas debido a las acusaciones, que él niega, de dos mujeres por supuesto abuso sexual, pero Suecia archivó la causa al no poder avanzar en la investigación.

Aún así, sigue bajo asilo por temor a que sea arrestado por las autoridades británicas y deportado a EEUU, donde teme ser juzgado por la publicación de documentos militares y diplomáticos de carácter confidencial.