Rodrigo Duterte en Manila.

Rodrigo Duterte en Manila. Dondi Tawatao Reuters

Mundo

Duterte rechazó proyecto en las disputadas islas Spratly por presiones de China

El Gobierno chino ha reclamado las aguas que rodean a estas islas y ha protestado por el posible proyecto de Filipinas. 

El presidente de Filipinas, Rodrigo Duterte, ha cancelado un proyecto de construcción sobre un banco de arena en las disputadas islas Spratly ante las protestas de China, reveló hoy su secretario de Defensa, Delfín Lorenzana.

El ministro explicó en un foro en Manila que el Ejército llevó materiales de bambú y techos de palma en agosto para construir una estructura sobre el banco de arena situado a 4,6 kilómetros de la isla de Thitu (administrada de facto por Filipinas, que la llama Pagasa), en el mar de China Meridional.

El Gobierno de China, que reclama la mayoría de las aguas que rodean al archipiélago Spratly, expresó una airada protesta por lo que Duterte descartó el proyecto sobre este arrecife de 500 metros cuadrados, según Lorenzana.

Desde su llegada al poder en junio de 2016, el presidente filipino ha dejado atrás la política de confrontación con China que practicaba su predecesor, Benigno Aquino, para impulsar el acercamiento a Pekín, lo que le ha reportado importantes acuerdos de cooperación en inversiones, comercio y ayuda al desarrollo.

Para ello ha renunciado a reclamar el cumplimiento de la sentencia de la Corte Permanente de Arbitraje de La Haya (CPA), que dio la razón a Manila en la disputa con China sobre la soberanía del atolón de Scarborough y parte de las Spratly, geográficamente más cercanos a Filipinas.

Lorenzana adelantó hoy que su Gobierno y el de Pekín negociarán un protocolo militar que prevenga incidentes o altercados en la zona que ambos países se disputan.

La tensión en el mar de China Meridional -donde Brunei, Indonesia, Malasia, Taiwán y Vietnam también tienen reclamaciones soberanistas- ha aumentado en los últimos años con altercados, acusaciones cruzadas entre gobiernos y un aumento de la presencia del Ejército chino en la zona.

Los países implicados acusan al gigante asiático de fortalecer su posición en la zona con la construcción de islas artificiales, cuarteles y pistas de aterrizaje.

El conflicto en el mar de China Meridional será previsiblemente uno de los temas candentes de la Cumbre de la Asociación de Naciones del Sudeste Asiático (ASEAN), que congregará en Filipinas a los líderes de la región y de potencias mundiales como EEUU, China y Japón a partir del domingo.