Mohamed VI, en una imagen de archivo.

Mohamed VI, en una imagen de archivo.

Mundo

Mohamed VI indulta a 13 terroristas en el aniversario de la Revolución del Rey

Mutismo en el discurso del monarca de Marruecos sobre los atentados de España durante un discurso por el 64 aniversario de la Revolución del Rey y del Pueblo.

Sonia Moreno

El rey Mohamed VI, en el 64 aniversario de la Revolución del Rey y del Pueblo, pronunció este domingo un discurso enfocado al continente africano sin mirar a Europa y eludiendo los recientes atentados de Cataluña en los que los principales sospechosos son de origen marroquí. Comenzó aludiendo a un momento "clave en la historia de Marruecos" que se extiende "mucho más allá de las fronteras nacionales para propagarse a los confines de África". Sus palabras se centraron en la independencia del continente de las colonias europeas y en la "integración africana" en el año en que Marruecos volvió a la Unión Africana.

La política continental queda latente en los más de cincuenta viajes a más de veintinueve países durante este reinado, con visitas a catorce Estados desde octubre. Esta elección de África "es la culminación de una meditación profunda y realista, organizada en torno a una visión estratégica a largo plazo".

Los esfuerzos del resto de 2017 estarán enfocados al "arreglo" de lo que calificó "conflicto artificial" con el Sáhara Occidental, según anunció en el discurso, y que lleva más de 40 años latente.

En libertad los autores del atentado de Casablanca

La víspera a esta festividad el monarca dejó en libertad a 415 condenados por diferentes tribunales del Reino, entre ellos 13 procesados por delitos relacionados con terrorismo. Según el comunicado del ministerio de Justicia difundido en la agencia de noticias Maghreb Arab Press (MAP), estos presos "participaron en el programa Mossalaha (Reconciliación)", y recordaba que la conmutación de la pena de muerte está limitada a 30 años, de la que se benefició uno de los salafistas.

Este perdón real beneficia a nueve de los reos acusados de participar en los atentados suicidas de Casablanca de mayo de 2003. Los peores ataques en Marruecos hasta el momento, con 45 fallecidos, entre ellos 12 de los terroristas de un grupo conectado con Al Qaeda. El resto de los perdonados están relacionados con el Daesh y su vinculación con la yihad en Siria e Irak.

Sin embargo el monarca no ha otorgado la gracia a ninguno de los dos centenares de rifeños que permanecen detenidos desde el pasado mes de mayo en Alhucemas, Casablanca y Nador por manifestarse en las calles para reivindicar mejoras sociales y económicas, y que han llegado a ser encerrados por poner en juego la seguridad del Estado.

Mohamed VI sí indultó a 40 activistas del Rif en el anterior discurso con motivo de la Fiesta del Trono el pasado 29 de julio, aunque a nadie de la cúpula del Movimiento Popular de Rif o Hirak. Sin embargo, para beneficiarse de la gracia real hay que expresar clemencia al monarca, algo que no habrían hecho los activistas rifeños porque supondría admitir que son responsables de los hechos que les imputan.

Telegrama a Felipe VI sin aludir a los terroristas

Mohamed VI fue más escueto en su mensaje de condolencias al rey español que en otras comunicaciones anteriores entre los monarcas al no llamar por teléfono en esta ocasión tan extraordinaria. El rey Felipe VI y la reina Letizia recibieron de su vecino un telegrama de condena a los atentados en Barcelona y Cambrils (Tarragona) en el que no se alude expresamente a la autoría del ataque perpetrado presuntamente por magrebíes, ni a los tres heridos de nacionalidad marroquí, entre ellos un niño de seis años en "estado crítico".

El monarca alauí expresó su "fuerte condena" por estos "actos criminales odiosos contrarios a todos los valores humanos y preceptos religiosos". Además considera que atentan contra la seguridad y estabilidad de un país "vecino y amigo", según el mensaje publicado en la MAP.

Tuvo unas palabras para los familiares de las víctimas y los heridos, por los que rogó a Dios "recuperación" y "consuelo". También transmitió "la solidaridad de Marruecos con España" y su "total compromiso en los esfuerzos internacionales que tienden a hacer frente al terrorismo y a terminar con sus fuentes de ingreso".

Los servicios secretos marroquíes colaboran con España

Tras los ataques terroristas en Cataluña, los dos países sí reforzarán la colaboración bilateral en materia de lucha contra el terrorismo. Ambos ministerios del Interior se mantienen en contacto y comparten la información que pueda ser relevante para la investigación desde las primeras 24 horas después del atentado. Marruecos informó a España de que el principal sospechoso de los ataques en Las Ramblas había visitado recientemente el país, justo antes de los sucesos.

El domingo se produjo la primera detención en Oujda (frontera con Argelia a 150 kilómetros al suroeste de Melilla) de un presunto "enlace" del comando que perpetró los atentados de Barcelona. Los servicios secretos de la policía marroquí (DGST) consideran que era el interlocutor con Moussa Oukabir, el joven de 17 años que en un primer momento apuntaron como el autor del atropello en Las Ramblas. Este organismo policial ha informado a España de su "disposición para aportar información sobre las personas implicadas" en los sucesos de Cataluña.

El nivel de vigilancia ha aumentado en el norte de Marruecos, especialmente en las regiones fronterizas con España, por si los terroristas quisiesen aprovechar este periodo de gran afluencia durante el verano para entrar al país. Asimismo, las ciudades autónomas de Ceuta y Melilla, colindantes con Marruecos, movilizaron a los militares en la reserva para prevenir posibles ataques. Según el diario marroquí Al Massae, la seguridad también se ha extremado en consulados y embajada de España, así como en los centros culturales y colegios europeos en Marruecos. Medidas habituales que forman parte del protocolo magrebí cuando un país occidental es víctima de ataques terroristas.

El monarca ofreció el discurso en M'diq-Fnideq (frontera con Ceuta) pero el pasado jueves por la noche el rey se encontraba en Alhucemas donde suele pasar parte de sus vacaciones todos los años. A pesar de que los ciudadanos se manifiestan desde hace diez meses en la ciudad, se le ha visto navegar por la costa rifeña.