Pantalón con una  talla que no corresponde con el cuerpo de la mujer.

Pantalón con una talla que no corresponde con el cuerpo de la mujer. iStock

Moda y Belleza

¿Qué está ocurriendo con las tallas? Lo que la industria de la moda no quiere que sepas

La Asecom asegura que las tallas 42 y 44 son las más vendidas en España, pese a que en los escaparates las tallas que predominan son otras.

19 septiembre, 2022 01:30

Irse de compras, ese sentimiento que se asociaba a la ilusión por renovar el armario y vernos guapas con ropa que nos sentaba bien es algo que cada vez más, forma parte del pasado. Sentimientos que se han ido enturbiando resultado de una distorsión en las tallas y las marcas.

Una situación muy peligrosa en donde, por culpa del tallaje, se pone en riesgo la salud mental de muchas mujeres y hombres, tanto jóvenes como mayores, que por no entrar en la que 'aparentemente' era su talla regresan a casa sin ápice de ganas de volver a ese lugar.

Sin duda, vivimos en una era en la que el culto a la imagen con las redes sociales se ha visto muy incrementado y en donde los jóvenes son los más permeables a la exigencia social de seguir una determinada moda.

['Microgordofobias', o cómo denigrar a una persona por no entrar en una talla XS]

Chicas que tienen problemas para encontrar una prenda que se ajuste a su cuerpo en las tiendas de ropa más populares y que acaben desarrollando algún trastorno alimenticio porque su cuerpo no se ajuste a los estándares.

Que la talla que antes se acomodaba a su cuerpo ahora no le entre, fomenta que sean muchas las mujeres jóvenes con cuerpos normativos que puedan sentirse inseguras o frustradas por tener que usar una talla más grande.

@blondiiemimi

porque uso 3 tallas diferentes en la misma tienda 🥹

♬ sonido original - 𝙧𝙚𝙭𝙞𝙞

¿Por qué el cambio en el tallaje?

Pese a que la Asociación de Empresas de Confección y Moda de la Comunidad de Madrid (Asecom) asegurase que las tallas 42 y 44 son las más vendidas en España, lo que se refleja en los escaparates es una realidad distinta.

No es un caso concreto, sino que son muchas las chicas o chicos que van a comprar pensando en que su talla es una 38 y acaban comprando una 42 que es la talla que realmente les coge y sienta bien de ese pantalón.

[Cómo saber la talla de sujetador perfecta para ti]

Según datos de la Confederación de Consumidores y Usuarios (CECU), más del 77% de la población declara no poder utilizar siempre la misma talla, una cifra que llega al 82% en el caso de las mujeres. Casi la mitad de los usuarios tiene la impresión de que las tallas en los últimos años han tendido a hacerse más pequeñas.

Las necesidades del mercado van antes que las de una población española, donde alrededor de un 65% se sitúa por debajo de una talla 42. Pero es que cualquier persona que haya comprado en más de una tienda de moda sabe bien que una talla 42 en un establecimiento no mide lo mismo que en otro.

@gvictoriakm ¿A donde vamos? #inditex #pullandbear #relatable #parati ♬ As It Was - Harry Styles

Se supone que la variación de una talla a otra en el contorno es de unos cuatro centímetros, dos delante y dos detrás. Por lo que si dentro de un mismo tallaje se encuentran diferencias, significa que el fabricante ha empleado diferentes medidas para sus colecciones.

Además, según el informe del Instituto de Biomecánica de Valencia (IBV) el 40% de las españolas tiene problemas a la hora de encontrar su talla.

A la confusión entre tallas, se suma la diferencia entre unas tiendas y otras como El Corte Inglés, que mide las camisas de hombre por la anchura del cuello, mientras que Zara lo hace por la del pecho. Esto tiene como resultado diferencias, pese a que tengan el mismo número en sus etiquetas.

[El sujetador no es el problema, sino la talla]

Todo ello está motivado por la aplicación de sistemas de patronaje basados en datos y proporciones corporales de los años 70, así como la escasa estandarización de los sistemas de tallaje, que provocan que una de las principales quejas de los consumidores sea la falta de ajuste de ropa.

Ejemplos nos los brinda la talla del vestido de Marilyn Monroe: a la actriz se le asociaba la talla 16 (42-44 en España actualmente) cuando la realidad era que Marilyn llevaba una 10 o incluso 8.

Por lo que la talla 10 de hoy sin duda es más pequeña que el vestido talla 10 de hace cincuenta años. Entonces, cuando dicen que Marilyn Monroe tenía una 42, te están diciendo que, en realidad, es como si tuviese una 36 ahora.

Es lógico pensar que los consorcios de la moda deberían ponerse de acuerdo en mantener un tallaje universal para facilitar la labor de compra y para no crear diferenciaciones, pero la realidad es que cada marca maneja sus propias medidas.

Incluso dentro de la marca se dan diferencias. Ejemplos como el de la imagen que mostramos, donde el paso del tiempo deja claro que las marcas mantienen el tamaño del pantalón pero no el número de la talla.

La misma talla de pantalón puede variar en hasta 10 centímetros de cintura entre una tienda y otra, como descubrió la OCU en tiendas como Bershka, donde una talla 38 puede suponer una XS en otra tienda.

Sin duda, en España se necesita un cambio ya no solo de patrón sino de mentalidad. Una vuelta al pensamiento de lo que la industria de la moda puede llegar a fomentar.

[Llegan las 'in between', las modelos de talla media]

Pero no debemos ser del todo pesimistas y es que, también existen muchas tiendas que están adaptando el modelo norteamericano de engordar sus patrones para ensanchar la sonrisa de los compradores.

@jazlario creo que el XS es enorme @urbanoutfitters #ropa #shopping #talles #urbanoutfitters #urbanoutfittershaul #urbanoutfitterscorset #clothes #shopping ♬ Caile - Luar La L

Estamos fallando a la hora de alcanzar el objetivo por el que se originó todo este asunto: que las tallas se adapten a los cuerpos de las personas y no que sean estos últimos los que se sientan presionados a amoldarse a unos números cambiantes.

El resultado a fin de cuentas lo dan los consumidores, quienes piden más claridad y rigor en las tallas de las prendas de ropa porque creen y, confirmado queda, que hay un gran desorden donde los fabricantes atribuyen el mismo tamaño a medidas distintas.