Los Imprescindibles

El origen de Halloween y su relación con el día de Todos los Santos

Halloween es una fiesta muy popular actualmente pero no originaria de nuestro país. Descubre sus orígenes y qué relación tiene con el día de Todos los Santos, una celebración más tradicional.

27 octubre, 2020 01:11

Noticias relacionadas

Halloween, la noche del terror, de los espíritus, las calabazas, los murciélagos... Esta fiesta pagana es ya popular en muchos países del mundo y, aunque la visión actual es que se trata de una fiesta norteamericana, lo cierto es que sus inicios no pertenecen a esta cultura.

Orígenes de la festividad

Según la historia más tradicional, esta celebración se remonta a la cultura celta, en la cual tenían lugar actos con los que se ponía fin al verano y a la época de buenas cosechas y el buen tiempo, correspondiendo a los últimos días de octubre. Estos hechos son conocidos por el nombre Samhain (Fin del Verano)y se dice que en esos días se abría un vínculo entre el mundo de los vivos y de los muertos, pudiendo campar a sus anchas espíritus tanto buenos como malignos. Para esto se llevaban a cabo ofrendas y otro tipo de comportamientos que ayudaban a ahuyentar a los malos espíritus.

En referencia a nuestro país, también se practicaban algunas celebraciones similares, debido a la ingfluencia celta en el norte, como son las meigas o la Santa Compaña de Galicia. En Asturias en el siglo XVIII es conocido que en esos últimos días de octubre los más pequeños salían a pedir comida puerta por puerta alumbrándo con rudimentarias lámparas.

Relación con la celebración de Todos los Santos

Por otro lado, en la cultura cristiana también existía un día dedicado a Todos los Santos, haciendo referencia a todas las personas que habían experimentado la muerte y alcanzado la gloria junto a Dios, y que no habían sido canonizados.

La fecha de ese día originariamente era el 13 de mayo pero los papas Gregorio III y Gregorio IV decidieron trasladarla al 1 de noviembre, fecha que coincidía con la noche de la víspera de Todos los Santos según la tradición irlandesa.

Si atendemos a la etimología del término 'Halloween' como tal, es sabido que deriva de la contracción de las palabras All Hallows' Eve, en español "víspera de Todos los Santos", y cuyas palabras en inglés provienen de esa tradición celta ya explicada en la que se unía el mundo de los vivos y los muertos.

Expansión y asentamiento de Halloween

Pero, ¿cómo llegó esta tradición a penetrar tanto en la cultura norteamericana? La respuesta se halla sobre el año 1840, con la llegada de los inmigrantes irlandeses durante la Gran Hambruna los cuales trajeron consigo estas tradiciones de la celebración celta. Se comenzaron a extender por Estados Unidos y Canadá prácticas típicas de la ceremonia que rendía culto a los muertos y a su unión con los vivos durante una noche.

Conforme fueron pasando los años la festividad se asentó poco a poco, siendo uno de los momentos que marcaron su popularidad el primer desfile de Halloween celebrado en Minnesota en 1921. Otra época destacada fueron los 70, años en que se comenzaron a producir y emitir series y películas dedicas a esta temática de terror y mundo espiritual. 

Halloween en la actualidad

Hoy en día esta festividad de Halloween, Noche de Brujas o víspera de Todos los Santos se aúna y ha confluído en una noche dedicada a ambientar las casas con la decoración oportuna, a disfrazarse de los personajes más espeluznantes, en el caso de los niños, a pedir el típico 'Truco o trato' y a rememorar a los difuntos

En nuestro país se mezclan las prácticas paganas con influencias del Halloween más norteamericano que se han acogido en los últimos años, con los actos algo más antiguos, tradicionales y religiosos que se dan en la España cristiana en los que se visitan los cementerios, se llevan flores a los muertos o se ponen velas en su memoria y que corresponden al día 1 de noviembre con el día de Todos los Santos y al 2 de noviembre cuando tiene lugar la Conmemoración de Todos los Fieles Difuntos.

La globalización a diferentes niveles ha hecho que esta fiesta vaya calando cada vez en más países y se convierta en un día al nivel de San Valentín o Navidad en el que se consume y se festeja con amigos y familia. Aun así siguen existiendo otros lugares en lo que, como en España, también combinan con sus propias tradiciones como el Día de Muertos en México.